Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Cómo prevenir envenenamientos: una píldora puede ser mortal

Poison Prevention: One Pill Can Kill Poison Prevention: One Pill Can Kill

​​​​​​​​​Por: Elizabeth Murray, DO, MBA, FAAP

Los niños son curiosos y les encanta meterse las cosas en la boca. Explorar cómo se sienten y saben los objetos es parte de la forma en la que aprenden acerca del mundo que los rodea. La curiosidad constante de los niños es lo que plantea todas las grandes (y a veces tontas) preguntas y la creatividad, pero también puede conducir a problemas.

Algunos días, en mi rol de médica de emergencias, siento que lo he visto todo. Desde un malvavisco trancado en las vías respiratorias de un niño hasta otro niño envenenado por plomo tras tragarse un juguete pequeño para que no lo agarrase su hermanito. A veces, estas emergencias nos tocan muy de cerca.

La historia de los Gillan, que se incluye a continuación, puede ser difícil de leer, pero nos ilustra lo importante que es que hagamos todo lo posible por mantener seguros a nuestros hijos.

Una píldora puede ser mortal

Por MaryBeth y Adam Gillan

Nuestra hermosa y alegre hija Maisie falleció por sobredosis de metadona cuando tenía 9 meses y 15 días de edad. Nadie en nuestra casa es adicto, ni a nadie le habían recetado metadona. En la casa de nuestros vecinos, donde encontró la píldora que la mató, nadie (hasta donde sabemos) es adicto, ni a nadie le habían recetado metadona.

No obstante, durante la temporada festiva, un pariente a quien sí le habían recetado metadona, fue de visita a casa de nuestros vecinos. Pocos días después, durante una cena, Maisie lució sus nuevas habilidades de gateo para el deleite de todos los espectadores. Lo que nosotros ignorábamos era que al pariente se la había caído una píldora en la cocina y no se había dado cuenta. La píldora llegó a las manos de Maisie y así llegó a su boca. En la cena había seis adultos, tres de ellos médicos, y Maisie estuvo supervisada en todo momento. Nos fuimos de la reunión más o menos a su hora de dormir. Se veía adormilada, por lo que le dijimos que la amábamos y la acostamos a dormir.

Horas después estaba muerta. A la mañana siguiente la encontramos inconsciente, le practicamos RCP y llamamos inmediatamente a los paramédicos. Esperábamos un milagro. Esperábamos que nuestra bebé pudiera salvarse y poder volver a abrazarla. Seis días después la enterramos. A ambos lados de la lápida de Maisie hay parcelas abiertas para sus padres. Nunca supusimos algo así pudiera ocurrir.

Durante 10 días se creyó que Maisie había muerto por SMSL, pero a la larga nos enteramos de que había muerto de una sobredosis por consumir metadona para adultos. Los medicamentos pueden salvar vidas, y de hecho lo hacen, pero a veces no los tratamos con el cuidado y la seguridad que deberíamos. Los medicamentos deben mantenerse bajo supervisión, guardarse bajo llave y distribuirse en dosis de unidades individuales, también conocidas como envase tipo blíster.

Hable sobre cómo almacenar y manejar los medicamentos de forma segura con todos sus conocidos que tomen medicamentos. Puede que sean conversaciones difíciles, pero una píldora puede matar, y no queremos que le pase a usted ni a sus seres queridos

La historia de Maisie, ¿qué tan común es?

Sabemos que cerca de 50.000 niños estadounidenses se presentan al Departamento de Emergencias cada año por haber tragado algo potencialmente peligroso. La buena noticia es que la mayoría de esos niños vuelven a casa sin haber sufrido ningún daño grave. La noticia que asusta es que alrededor de 9.000 niños necesitan hospitalización y algunos, como Maisie, mueren de intoxicación.

Los medicamentos son cosas poderosas que salvan vidas, pero también pueden ser peligrosos, en especial para los bebés, los niños y los adolescentes.

Piense en “guardar en lo alto"

La mejor manera de proteger a los niños de un envenenamiento accidental es guardar los medicamentos de manera segura. Ponga en práctica estos consejos para evitar que los niños encuentren los medicamentos que haya en su casa:

  • Guarde todos los medicamentos en un armario o estante alto, totalmente fuera de la vista de un niño. En casi la mitad de los casos de envenenamiento con medicamentos de venta libre, el niño se trepó a una silla, a un juguete o a otra cosa para llegar al medicamento.

  • Guarde los medicamentos en sus recipientes originales, con tapas a prueba de niños.

  • Si hay sustancias controladas (como medicamentos recetados para el dolor o medicamentos para el TDAH), trate de usar una caja con llave para más seguridad.

  • Lleve un control de cuántas píldoras hay en el frasco y anote en la etiqueta la fecha en la que empieza a tomarlas. De esta manera, si se cayeran las píldoras, sabrá si falta alguna.

  • Cuando administre medicamentos a su hijo, inclínese sobre una encimera o una mesa. Esto ayudará a contener (prevenir) los posibles derrames.

  • Todo medicamento puede ser peligroso, por lo que debe tratar todos los productos con el mismo respeto. Nos preocupan los opiáceos, pero algunos medicamentos para la presión arterial y la diabetes pueden ser mortales para un bebé que trague una sola píldora.

  • Si se derramara un medicamento, aspire o barra el área como precaución adicional para asegurarse de pasar algo por alto.

  • Deseche los medicamentos sin usar, en especial los opiáceos, en farmacias, programas para la devolución de fármacos o consultorios médicos.

  • Aprenda primeros auxilios básicos y tenga el número del Centro de Intoxicaciones (1-800-222-1222) guardado en su teléfono.

  • Acostúmbrese a guardar los medicamentos de manera segura, comenzando tan pronto como nazca su bebé.

Esa mañana terrible

Hace años que conozco a la familia Gillan. La mañana en la que murió Maisie, yo era la médica de guardia del equipo que estudia todas las muertes infantiles imprevistas. Empezó a sonar el teléfono. Primero llamaron los investigadores, preguntando si estaban omitiendo algo. Su habitación estaba en perfectas condiciones, se cumplían todas las pautas de sueño seguro, la casa era absolutamente segura para los niños.

Luego llamó mi madre, tan pronto se enteró. Como conocía tan bien a la familia, puede que esta haya sido la llamada más difícil de atender. Una bebita maravillosa, feliz, sana y tan amada había fallecido, y la familia estaba devastada.

Tuve el honor de que me regalaran un “prendedor (broche) de Maisie", el que uso en mi bata blanca. Me sirve para iniciar las conversaciones con las familias sobre la prevención de envenenamientos para que tratar así de evitar el sufrimiento de otras familias.

Información adicional:

Sobre la Dra. Murr​​ay

Elizabeth Murray, DO, MBA, FAAP, cuenta con certificaciones de la Junta en Pediatría y Medicina Pediátrica de Emergencia. Es profesora adjunta en los Departamentos de Pediatría y Medicina de Emergencia en la Universidad de Rochester. Antes de entrar a la facultad de medicina, la Dra. Murray completó un MBA en la Facultad de Administración de Empresas Simon de la Universidad de Rochester. La designaron vocera oficial de la American Academy of Pediatrics en 2014 y podemos verla regularmente en Good Day Rochester, ABC Affíliate Rochester, NY.

Información sobre la familia Gillan

Adam y MaryBeth Gillan viven en Rochester, NY con sus tres hijos: Rhona (en la foto), Maisie (en la foto) y Conway (no está en la foto). Adam trabaja en la industria de bienes de consumo envasados y es egresado de la Universidad de Villanova (BS) y de la Universidad de Rochester (MBA). MaryBeth es egresada de SUNY Brockport y divide su tiempo entre el hogar y el entrenamiento personal. Tanto Adam como MaryBeth siguen cumpliendo con sus labores de padres de Maisie a través del trabajo de abogacía a todo nivel, para lograr mejores normas de control de envenenamiento, envases seguros de fármacos y seguridad infantil.

Última actualización
3/9/2020
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos