Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención

Las vacunas son seguras: examinamos la evidencia

Las vacunas están en constante estudio. Para que se recomiende una vacuna como parte del calendario de inmunización de niños y adolescentes, debe ser probada, comprobada como segura y monitoreada de cerca. Las pruebas de seguridad comienzan tan pronto como se fabrica una nueva vacuna y comienzan los ensayos clínicos, y se recopila evidencia de seguridad durante el tiempo que esté en uso.

Cuando llegue el momento de que su hijo reciba las vacunas recomendadas, es posible que desee saber más sobre las vacunas y las enfermedades prevenibles con vacunas. Los pediatras reciben muchas preguntas de los padres sobre las vacunas. Muchas preguntas surgen por la desinformación que se encuentra en línea y en las redes sociales. Ninguna pregunta es demasiado grande o demasiado pequeña. Es importante hablar con su pediatra.

Todo lo que debe saber sobre las vacunas

El calendario de vacunación para niños y adolescentes es una política recomendada por la American Academy of Pediatrics (AAP). Como todas las políticas de la AAP, se desarrolla con base en la revisión de expertos de toda la evidencia disponible.

Como padre, puede estar tranquilo de que se han realizado cientos de estudios a gran escala en todo el mundo sobre la seguridad de las vacunas durante las últimas décadas. Estos demuestran lo siguiente:

  • Las vacunas recomendadas son seguras para niños y adolescentes.

  • Las vacunas no guardan relación con afecciones como la diabetes o problemas de fertilidad.

  • Las vacunas no guardan relación con el autismo o el retraso del desarrollo.

  • Las vacunas que contienen el sarampión son seguras.

  • Los ingredientes de las vacunas son seguros.

Las investigaciones continúan para confirmar que las vacunas son seguras y eficaces, y que protegen a niños y adolescentes de enfermedades graves.

Cómo sabemos que las vacunas son seguras y eficaces para niños y adolescentes

A continuación, se resumen algunos de los estudios publicados en publicaciones científicas para que los padres lean la evidencia por sí mismos.

Nota: Esta no es una lista exhaustiva; hay estudios sobre seguridad de las vacunas que se llevan a cabo y se publican constantemente y tal vez no estén reflejados aquí. Los expertos evaluaron detenidamente los métodos y los análisis de datos que produjeron los resultados descritos antes de aceptar estos estudios para su publicación en revistas científicas.

Safety of Vaccines Used for Routine Immunization in the United States:
An Update (Seguridad de las vacunas usadas para la vacunación de rutina en los Estados Unidos: actualización)

Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ) Publication No. 21-EHC024 (2021)

Este informe de 2021 es una actualización de un informe de 2014 de la Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención Médica (Agency for Healthcare Research and Quality, AHRQ). La actualización de 2021 no encontró nueva evidencia de un mayor riesgo desde el informe de 2014 con respecto a eventos adversos poco frecuentes (alergia grave, convulsiones causadas por fiebre y problemas de coagulación de la sangre) después de la administración de las vacunas infantiles de rutina recomendadas. La AHRQ cumple el propósito de producir evidencia para que la atención médica sea más segura, de mayor calidad, más accesible, equitativa y asequible.

Association Between Estimated Cumulative Vaccine Antigen Exposure Through the First 23 Months of Life and Non–Vaccine-Targeted Infections From 24 Through 47 Months of Age (Asociación entre la exposición acumulada estimada al antígeno de la vacuna durante los primeros 23 meses de vida y las infecciones específicas ajenas a las vacunas desde los 24 hasta los 47 meses de edad)

Glanz JM, et al. JAMA. 2018;319:906-913

En un estudio de 994 niños de 24 a 47 meses de edad que realizaron una visita al Departamento de Emergencias (Emergency Department, ED) o como pacientes hospitalizados, 193 niños fueron atendidos a causa de una enfermedad infecciosa para la cual no existe una vacuna. Los autores del estudio contaron a cuántos antígenos estuvieron expuestos los niños a través de las vacunas. Compararon el grupo de 193 niños con los 801 niños restantes que fueron atendidos por otro motivo. No hubo diferencias significativas en los dos grupos de niños en relación con su exposición a varias vacunas durante los primeros 23 meses de vida y su riesgo de infecciones no cubiertas por las vacunas.


Las vacunas no guardan relación con afecciones como la infertilidad o la diabetes

A Prospective Cohort Study of COVID-19 Vaccination, SARS-CoV-2 Infection and Fertility (Estudio de cohortes prospectivo de la vacunación contra la COVID-19, la infección por SARS-CoV-2 y la fertilidad)

Wesselink AK, et al. AJE. 2022; doi.org/10.1093/aje/kwac011

Los autores del estudio encontraron que la vacuna contra la COVID-19 no afectó las probabilidades de lograr un embarazo dentro de un ciclo menstrual para varones o mujeres. Sin embargo, en contraste, el estudio encontró que la infección con el virus que causa la COVID-19 puede derivar en una breve disminución de la fertilidad en los varones.

No Association between HPV [human papillomavirus] Vaccination and Infertility in U.S. Females 18–33 Years Old (No hay asociación entre la vacuna contra el VPH [virus del papiloma humano] y la infertilidad en mujeres estadounidenses de 18 a 33 años de edad)

Schmuhl NB et al. Vaccine. 2020. 19;38:4038–4043

Los autores encontraron que las mujeres que nunca habían estado embarazadas o que estaban embarazadas antes de recibir la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) tenían menos probabilidades de informar infertilidad. No se encontraron otras asociaciones entre el VPH y la infertilidad.

Childhood vaccination schedule and type 1 diabetes (Calendario de vacunación infantil y diabetes tipo 1)

Glanz JM, et al. Pediatrics. 2021;148:e2021051910

Los investigadores estudiaron los registros médicos de 584,171 niños para saber si había una asociación entre la aplicación de vacunas en tiempo y forma (según el calendario de vacunación recomendado) y los niños que desarrollan diabetes tipo 1. El calendario recomendado no se asoció positivamente con la T1DM en niños. Estos resultados respaldan la seguridad del calendario de vacunación infantil recomendado.


Las vacunas no guardan relación con el autismo o los retrasos del desarrollo

Vaccines Are Not Associated With Autism: An Evidence-Based Meta-Analysis of Case-Control and Cohort Studies (Las vacunas no guardan relación con el autismo: metaanálisis basado en la evidencia de estudios con control de casos y cohortes)

Taylor L, et al. Vaccine. 2014;32:3623-3629

Los autores de una revisión del metaanálisis de 10 estudios (5 de cohortes y 5 con control de casos en los que participaron más de 1.25 millones de niños) analizaron los trastornos del espectro autista (TEA), las vacunas, el ingrediente timerosal (mercurio) y la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (measles-mumps-rubella, MMR). No se encontró una asociación causal entre las vacunas y los TEA o entre los TEA y la vacuna MMR, específicamente. Además, no se encontró una asociación causal entre los TEA y el timerosal (mercurio).

Increasing Exposure to Antibody-Stimulating Proteins and Polysaccharides in Vaccines is Not Associated with Risk of Autism (El aumento de la exposición a proteínas no estimulantes de anticuerpos y polisacáridos de las vacunas no se vincula con un riesgo de autismo)

DeStefano F, et al. J Peds. 2013;163:561-567

Los investigadores estudiaron a 321 niños con diagnóstico de TEA, trastorno autista (TA) o TEA con regresión y 752 niños no diagnosticados con estas afecciones. Compararon la cantidad de componentes usados en las vacunas (proteínas estimulantes de anticuerpos y polisacáridos) que cada grupo de niños había recibido a través de las vacunas en estas edades: del nacimiento a los 3 meses, del nacimiento a los 7 meses y del nacimiento a los 2 años. Las comparaciones se hicieron para determinar si los niños con diagnóstico de TEA, TA o TEA con regresión habían recibido más componentes de las vacunas. El diagnóstico de TEA, TA o TEA con regresión no se asoció con la exposición a proteínas estimulantes de anticuerpos y polisacáridos de las vacunas en los primeros 2 años de vida. El diagnóstico de TEA, TA o TEA con regresión no se asoció con la exposición a estos componentes de las vacunas en ninguno de los períodos estudiados (del nacimiento a los 3 meses, del nacimiento a los 7 meses, del nacimiento a los 2 años) o al comparar la cantidad de componentes de las vacunas que un niño recibió en un día.

On-time Vaccine Receipt in the First Year Does Not Adversely Affect Neuropsychological Outcomes (La aplicación de vacunas en tiempo y forma durante el primer año de vida no afecta en forma adversa los resultados neuropsicológicos)

Smith M, Woods C. Pediatrics. 2010;125:1134-1141

Los investigadores buscaron alguna asociación entre las vacunas en el primer año de vida de un niño y los resultados neuropsicológicos de 7 a 10 años más adelante. El estudio incluyó a más de 1,000 niños nacidos entre 1993 y 1997. Se comparó la vacunación en tiempo y forma en el primer año de vida con la vacunación tardía o incompleta en el primer año de vida. Los investigadores no encontraron ningún efecto adverso en los resultados neuropsicológicos a largo plazo en 42 pruebas relacionadas con el habla y el lenguaje, la memoria verbal, el rendimiento, la coordinación motora fina, la capacidad visoespacial, la atención y las tareas de funcionamiento ejecutivo, la regulación conductual, los tics y el funcionamiento intelectual general. De hecho, la vacunación en tiempo y forma se asoció con un mejor desempeño en varios resultados.


Las vacunas que contienen el sarampión son seguras

Measles-Containing Vaccines and Febrile Seizures in Children Age 4-6 Years (Vacunas que contienen el sarampión y convulsiones febriles en niños de 4 a 6 años)

Klein N, et al, Pediatrics. 2012;129:809-814

Un estudio de cohortes incluyó a 715,484 niños de 48 a 83 meses de edad. Los niños recibieron una de estas combinaciones de vacunas:

  • dosis de la vacuna contra el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela (measles-mumps-rubella-varicella, MMRV),

  • dosis de la vacuna MMR y la dosis de la vacuna contra la varicela el mismo día,

  • dosis de la vacuna MMR o

  • dosis de la vacuna contra la varicela en un único día.

Los investigadores se propusieron determinar el riesgo de convulsiones posteriores a la vacunación para cada grupo. Los resultados mostraron que ocurrieron más casos de fiebre y convulsiones en los niños que recibieron la vacuna MMRV en comparación con los niños de los otros tres grupos, pero el hallazgo no tuvo importancia estadística. Se observaron cuatro convulsiones febriles en los 7 a 10 días posteriores a la vacunación en los niños que recibieron la vacuna MMRV. Solo se pudo confirmar una convulsión febril. Los autores concluyeron que el índice de convulsiones febriles después de la MMRV fue de 1 en 86,750 dosis. No hubo un mayor riesgo de convulsiones febriles en ninguno de los grupos del estudio dentro de las 6 semanas posteriores a la vacunación.

Autism Occurrence by MMR Vaccine Status Among U.S. Children With Older Siblings With and Without Autism (Presencia de autismo según el estado de vacunación con MMR entre niños estadounidenses con hermanos mayores con y sin autismo)

Jain A, et al. JAMA. 2015;313:1534-1540

El estudio analizó el estado de vacunación con MMR en niños con y sin TEA con hermanos mayores con y sin TEA. Se calculó el riesgo relativo de que un niño recibiera un diagnóstico de TEA a los 2, 3 o 4 años de edad en función de la aplicación de 0 dosis o 1 dosis de la vacuna MMR y si el niño tenía un hermano con TEA o un hermano sin TEA. También se calculó el riesgo relativo de que cualquier niño recibiera un diagnóstico de TEA a los 5 años de edad en función de 1) si había recibido 0 dosis, 1 dosis o 2 dosis de la vacuna MMR y 2) si el niño tenía un hermano con TEA o un hermano sin TEA. No se encontró una asociación dañina entre la vacunación con MMR y el riesgo de TEA. Además, no se encontró una asociación causal entre recibir 1 o 2 dosis de la vacuna MMR y tener un mayor riesgo de TEA en niños con un hermano mayor con TEA.

No Evidence for Measles, Mumps, and Rubella Vaccine-Associated Inflammatory Bowel Disease or Autism in a 14-year Prospective Study (No hay evidencia de enfermedad intestinal inflamatoria ni de autismo asociados con la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola en un estudio prospectivo de 14 años)

Peltola H, et al., Lancet. 1998;351:1327-1328

En este estudio prospectivo de 14 años de 3 millones de eventos adversos se realizó el seguimiento de sujetos que desarrollaron síntomas gastrointestinales o signos que duraron 24 horas o más a partir de una hora después de la vacunación con MMR. Además, los investigadores revisaron los registros de hospitales y centros médicos o entrevistaron a los enfermeros de salud pública locales. No se encontró evidencia de enfermedad inflamatoria intestinal ni de autismo asociados con la vacuna MMR.

Autism and Measles, Mumps and Rubella Vaccine:
No Epidemiological Evidence for a Causal Association (Autismo y vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola: ausencia de evidencia epidemiológica para asociación causal)

Taylor B, et al. Lancet. 1999;353:2026-2029

Los investigadores buscaron cualquier cambio en la cantidad o la edad de los niños diagnosticados con autismo asociado con la introducción de la vacuna MM R en el Reino Unido en 1988. El estudio identificó 498 casos de autismo (261 de autismo "profundo", 166 de autismo "atípico" y 71 de "síndrome de Asperger") en niños nacidos en el Reino Unido desde 1979. Hubo un aumento constante de los casos de autismo por año de nacimiento sin cambios repentinos después de que se introdujo la vacuna MMR. No hubo diferencia en la edad en el momento del diagnóstico entre los casos vacunados antes o después de los 18 meses de edad y los que nunca fueron vacunados. No hubo una asociación causal entre la aparición del autismo dentro de 1 o 2 años posteriores a la vacunación con MMR. No se acumuló un retraso del desarrollo en los meses posteriores a la vacunación.

Mumps, Measles and Rubella Vaccine and the Incidence of Autism Recorded by General Practitioners: A Time Trend Analysis (Vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola y la incidencia de autismo registrada por médicos generales: análisis de la tendencia en el tiempo)

Kaye JA, et al. BMJ. 2001; 322:460-463

Un estudio del Reino Unido comparó la vacunación con MMR de niños y la creciente prevalencia de diagnósticos de autismo en niños. El estudio incluyó a 96 niños con un trastorno generalizado del desarrollo nacidos entre 1992 y 1995 que recibieron la vacuna MMR frente a los que no recibieron la vacuna. No se encontró correlación entre la prevalencia de la vacunación con MMR y el aumento del riesgo de autismo a lo largo del tiempo.

Measles-Mumps-Rubella and Other Measles-Containing Vaccines Do Not Increase the Risk for Inflammatory Bowel Disease: A Case-Control Study From the Vaccine Safety Datalink Project (La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola y otras vacunas contra el sarampión no aumentan el riesgo de enfermedad intestinal inflamatoria: estudio con control de casos del proyecto Datalink de seguridad de las vacunas)

Davis RL, et al. Arch Pediatr Adolesc Med. 2001;155:354-359

El estudio analizó la vacuna que contiene el virus del sarampión (measles-containing vaccine, MCV) y el riesgo de enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa o enfermedad del intestino irritable (EII). Ni las vacunaciones anteriores ni la edad en el momento de la vacunación con MCV se asociaron con un mayor riesgo de enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa ni EII. La vacunación con MMR u otras vacunas contra el sarampión o el momento de la vacunación temprano en la vida no aumentaron el riesgo de EII.

No Effect of MMR Withdrawal on the Incidence of Autism:
A Total Population Study (Ausencia de efecto del retiro de MMR sobre la incidencia de autismo: estudio de población total)

Honda H, et al. J Child Psychol Psychiatry. 2005;46:572-579

En un estudio de todos los niños nacidos entre 1988 y 1996 en Yokohama, Japón, la cantidad de nuevos casos de TEA aumentó significativamente a pesar de que la vacunación con MMR disminuyó y finalizó en 1993. Además, hubo un fuerte aumento de TEA que comenzó con la cohorte de nacimiento de 1993. Los autores concluyeron que no se puede esperar que el retiro de la vacuna MMR conduzca a una reducción en la incidencia de TEA y que la vacuna no puede explicar el aumento a lo largo del tiempo de la incidencia de TEA.

Measles, Mumps and Rubella Vaccination and Bowel Problems or Developmental Regression in Children With Autism: Population Study (Vacunación contra el sarampión, las paperas y la rubéola y problemas intestinales o retraso del desarrollo en niños con autismo: estudio de población)

Taylor B, et al. BMJ. 2002;324:393

Este estudio analizó una población de niños nacidos entre 1979 y 1998, incluidos 473 con autismo. No se encontró evidencia para vincular la vacuna MMR y una "nueva variante" de autismo con problemas intestinales o retraso del desarrollo.

Neurologic Disorders After Measles-Mumps-Rubella Vaccination (Trastornos neurológicos después de la vacunación contra el sarampión, las paperas y la rubéola)

Mäkelä A et al. Pediatrics. 2002;110:957–963

En un estudio de 535,544 niños de 1 a 7 años de edad vacunados entre noviembre de 1982 y junio de 1986 en Finlandia, no se encontró asociación entre la vacuna MMR y la encefalitis, la meningitis aséptica o el autismo.

A Population-Based Study of Measles, Mumps, and Rubella Vaccination and Autism (Estudio basado en la población sobre la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola y el autismo)

Madsen KM et al. NEJM. 2002;347:1477-1482

En un estudio basado en la población de 537,303 niños nacidos entre 1991 y 1998, no se encontró ningún vínculo entre el autismo y la edad al recibir la vacunación con MMR, el tiempo transcurrido desde la vacunación con MMR o la fecha de la vacunación con MMR. Este estudio se realizó en Dinamarca.

Age at First Measles-Mumps-Rubella Vaccination in Children With Autism and School-Matched Control Subjects: A Population-Based Study in Metropolitan Atlanta (Edad en el momento de la primera vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola en niños con autismo y sujetos de control emparejados en la escuela: estudio basado en la población en la zona metropolitana de Atlanta)

DeStefano F et al. Pediatrics. 2004;113:259-266

Hubo proporciones similares en los grupos de casos y controles de niños que recibieron su primera vacunación con MMR a la edad recomendada o poco después y antes de los 24 meses. Esa es la edad en que se reconoce el desarrollo atípico en los niños con autismo.

Immunization Safety Review: Vaccines and Autism (2004) (Revisión de seguridad de la vacunación: vacunas y autismo [2004])

Institute of Medicine, The National Academies Press: 2004

Un comité de revisión independiente rechazó una relación causal entre la vacuna MMR y el autismo. La revisión de seguridad de las vacunas de los Institutos de Medicina en cuanto a las vacunas y el autismo incluyó aportes de 15 integrantes del comité, especializados en pediatría, medicina interna, inmunología, neurología, enfermedades infecciosas, epidemiología, bioestadística, salud pública, percepción de riesgo, análisis de decisión, enfermería, genética, ética y comunicación sanitaria. El comité analizó más de 200 estudios relevantes. El grupo también rechazó una relación causal entre las vacunas con timerosal y el autismo.

Relationship between MMR Vaccine and Autism (Relación entre la vacuna MMR y el autismo)

Klein KC, Diehl EB. Ann Pharmacother. 2004;38:1297-1300

Se identificaron y evaluaron diez artículos sobre el autismo y la vacuna MMR. No se encontró una relación causal.

Is There A 'Regressive Phenotype' of Autism Spectrum Disorder Associated With the Measles-Mumps-Rubella Vaccine? A CPEA Study (¿Hay un "fenotipo regresivo" del trastorno del espectro autista con la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola? Estudio de CPEA)

Richler J, et al., J Autism Dev Disord. 2006;36:299-316

Los autores no encontraron evidencia de una pérdida observable de habilidades (fenotipo regresivo) a causa del TEA asociado con la vacuna MMR. Este estudio en varios centros utilizó entrevistas con cuidadores para describir la pérdida de hitos de comunicación social. Además, los cuidadores informaron que los niños con TEA tenían un desarrollo atípico antes de la pérdida de habilidades observable.

Immunizations and Autism: A Review of the Literature (Vacunas y autismo: revisión de la bibliografía)

Doja A, Roberts W. Can J Neurol Sci. 2006;33:341-346

En una revisión de la bibliografía sobre vacunación y autismo, una abrumadora mayoría de estudios concluyó que no existe una asociación causal entre la vacuna MMR y el autismo. Asimismo, no se encontró evidencia convincente que respalde una asociación entre el conservante de vacunas timerosal y el autismo. Además, no se encontró evidencia que respalde el uso de la terapia de quelación en el autismo.

MMR-Vaccine and Regression in Autism Spectrum Disorders: Negative Results Presented from Japan (Vacuna MMR y regresión en los trastornos del espectro autista: resultados negativos presentados desde Japón)

Uchiyama T, et al. J Autism Dev Disord. 2007;37:210-217

En un estudio de 904 pacientes con TEA en Japón, no se vincularon la vacuna MMR y la regresión en los TEA. No se encontraron diferencias significativas en la incidencia de regresión entre los niños vacunados con MMR y los niños no vacunados.

Measles Vaccination and Antibody Response in Autism Spectrum Disorders (Vacunación contra el sarampión y respuesta de anticuerpos en trastornos del espectro autista)

Baird G, et al. Arch Dis Child. 2008;93:832-837

Los investigadores estudiaron a 98 niños vacunados de entre 10 y 12 años de edad con TEA en el Reino Unido y dos grupos de control de edad similar: 52 niños con necesidades educativas especiales pero sin TEA y 90 niños en el grupo de "desarrollo típico". No hubo una relación dosis-respuesta entre síntomas del autismo y concentraciones del anticuerpo.

Lack of Association between Measles Virus Vaccine and Autism with Enteropathy: A Case-Control Study (Falta de asociación entre la vacuna contra el virus del sarampión y el autismo con enteropatía: estudio con control de casos)

Hornig M, et al. PLoS One. 2008;3:e3140

El autismo no se asoció con rastros del virus del sarampión en el tracto gastrointestinal después de la recuperación de la infección o la vacunación con MMR. En este estudio, los investigadores buscaron virus del sarampión en los intestinos de 25 niños con autismo y trastornos gastrointestinales y en otros 13 niños con los mismos trastornos gastrointestinales pero sin autismo. El virus se detectó en un niño de cada grupo.


Los ingredientes de las vacunas son seguros

Pervasive Developmental Disorders In Montreal, Quebec, Canada: Prevalence And Links with Immunizations (Trastornos generalizados del desarrollo en Montreal, Quebec, Canadá: prevalencia y vínculos con vacunaciones)

Fombonne E, et al. Pediatrics. 2006;118:e139-150

Un estudio encontró que el timerosal y la vacuna MMR no estaban relacionados con la prevalencia de trastornos generalizados del desarrollo en 28,000 niños en Montreal, Quebec, Canadá, nacidos entre 1987 y 1998 (incluidos 180 identificados con un trastorno generalizado del desarrollo). Los datos descartaron una asociación entre el trastorno generalizado del desarrollo y los niveles altos de exposición al etilmercurio o las vacunas MMR de 1 o 2 dosis.

Association Between Thimerosal-Containing Vaccine and Autism (Asociación entre la vacuna con timerosal y el autismo)

Hviid A, et al. JAMA. 2003;290:1763-1766

Un estudio de 467,000 niños nacidos en Dinamarca entre 1990 y 1996 comparó a niños vacunados con una vacuna con timerosal con niños que recibieron una fórmula sin timerosal de la misma vacuna. El riesgo de trastornos del espectro autista no difirió significativamente entre los niños vacunados con una vacuna con timerosal y los niños vacunados con una vacuna sin timerosal. Los resultados no respaldan una relación causal entre la vacunación infantil con vacunas con timerosal y el desarrollo de trastornos del espectro autista.

Thimerosal Exposure in Infants and Developmental Disorders: A Prospective Cohort Study in the United Kingdom Does Not Support a Causal Association (Exposición al timerosal en bebés y trastornos del desarrollo: un estudio de cohortes prospectivo en el Reino Unido no respalda una asociación causal)

Heron J, et al. Pediatrics. 2004;114:577-583

Los investigadores controlaron la exposición al timerosal de más de 14,000 niños nacidos en el Reino Unido entre 1991 y 1992. Se registró a qué edades se administraron las dosis de vacunas con timerosal y se calcularon las medidas de exposición al mercurio a los 3, 4 y 6 meses de edad y se compararon con numerosas medidas del desarrollo cognitivo y conductual infantil entre los 6 y los 91 meses de edad. No se encontró evidencia de que la exposición temprana al timerosal tuviera algún efecto negativo sobre los resultados neurológicos o psicológicos.

Thimerosal and the Occurrence of Autism: Negative Ecological Evidence From Danish Population-Based Data (Timerosal y ocurrencia de autismo: evidencia ecológica negativa procedente de datos basados en la población danesa)

Madsen KM, et al. Pediatrics. 2003;112:604-606

Se analizaron datos procedentes del Registro Danés Central de Investigación Psiquiátrica, donde se registran todas las internaciones psiquiátricas desde 1971 y todos los contactos de pacientes ambulatorios con departamentos psiquiátricos en Dinamarca desde 1995. No hubo una tendencia a favor del aumento de la incidencia de autismo durante el período en el cual se usó timerosal en Dinamarca, hasta 1990 inclusive. Entre 1991 y 2000, la incidencia aumentó y siguió aumentando después de que se eliminó el timerosal de las vacunas. También hubo aumentos entre los niños nacidos después de que ya no se usaba el timerosal. Los datos no respaldan una correlación entre las vacunas con timerosal y la incidencia de autismo.

Autism and Thimerosal-Containing Vaccines: Lack of consistent evidence for an association (Autismo y vacunas con timerosal: ausencia de evidencia coherente de una asociación)

Stehr-Green P, et al. Am J Prevent Med. 2003;25:101-106

Un estudio comparó la prevalencia y la incidencia de autismo en California, Suecia y Dinamarca desde mediados de la década de 1980 hasta fines de la década de 1990, con exposiciones promedio a vacunas con timerosal. En los tres lugares, la incidencia y la prevalencia de trastornos del espectro autista comenzaron a aumentar en el período de 1985 a 1989 y el ritmo de aumento se aceleró a principios de la década de 1990. En California, la dosis promedio de timerosal de las vacunas aumentó durante la década de 1990. En Suecia y Dinamarca, la exposición al timerosal de las vacunas fue baja durante las décadas de 1970 y 1980, disminuyó a fines de la década de 1980 y se eliminó a principios de la década de 1990. Los datos no respaldan la teoría de que el aumento de exposición a las vacunas con timerosal sea responsable del aparente aumento en los índices de autismo en niños pequeños observados en todo el mundo.

Thimerosal Exposure in Infants and Developmental Disorders:
A Retrospective Cohort Study in the United Kingdom Does Not Support a Causal Association (Exposición al timerosal en bebés y trastornos del desarrollo: un estudio de cohortes retrospectivo en el Reino Unido no respalda la asociación causal)

Andrews N, et al. Pediatrics. 2004;114:584-591

Un estudio analizó la exposición al timerosal y el posible retraso del desarrollo en 109,863 niños nacidos en el Reino Unido entre 1988 y 1997. La exposición se definió según la cantidad de dosis de difteria-tétanos-tos ferina/difteria-tétanos (diphtheria-tetanus-pertussis/diphtheria-tetanus, DTP/DT) recibidas a los 3 y 4 meses de edad, así como la exposición acumulada a las vacunas DTP/DT específica de la edad a los 6 meses. Con la posible excepción de tics, no hubo evidencia de que la exposición al timerosal a través de las vacunas DTP/DT cause trastornos del neurodesarrollo.

Early Thimerosal Exposure and Neuropsychological Outcomes at 7 to 10 Years (Exposición temprana al timerosal y resultados neuropsicológicos a los 7 a 10 años)

Thompson WW, et al. NEJM. 2007:357:1281-1292

Los investigadores compararon la exposición temprana al mercurio de las vacunas con timerosal y la inmunoglobulina con timerosal con 42 resultados neuropsicológicos en 1,047 niños de entre 7 y 10 años de edad. La inmunoglobulina es una sustancia utilizada para estimular el sistema inmunitario en personas con determinadas afecciones. La exposición al mercurio del timerosal se determinó a partir de registros computarizados de vacunación, registros médicos, registros personales de vacunación y entrevistas con los padres. El estudio no respaldó una asociación causal entre la exposición temprana al timerosal usado en las vacunas y la inmunoglobulina y los déficits de la función neuropsicológica entre los 7 y los 10 años de edad.

Continuing Increases in Autism Reported to California's Developmental Services System: Mercury in Retrograde (Aumento continuado de casos de autismo informados en el sistema de Servicios de Desarrollo de California: panorama retrógrado del mercurio)

Schechter R, et al. Arch Gen Psychiatry. 2008;65:19-24

Desde 1995 hasta 2007, se analizaron los datos de pacientes con autismo del Departamento de Servicios de Desarrollo de California. Se eliminó el timerosal de las vacunas infantiles recomendadas después de 2002, pero los casos de autismo continuaron aumentando cada trimestre. Los datos no muestran una disminución del autismo en California incluso después de que se eliminara el timerosal a nivel de trazas de prácticamente todas las vacunas infantiles. Los datos no respaldaron la hipótesis de que la exposición al timerosal durante la infancia es una de las principales causas del autismo.

Prenatal and Infant Exposure to Thimerosal From Vaccines and Immunoglobulins and Risk of Autism (Exposición prenatal e infantil al timerosal por vacunas e inmunoglobulinas y riesgo de autismo)

Price C, et al. Pediatrics. 2010;126:656-664

Los investigadores revisaron los registros de la organización de atención administrada y realizaron entrevistas con los padres de 256 niños con TEA. También se estudiaron otros 752 niños no autistas, que se hicieron coincidir con los niños con TEA en cuanto a año de nacimiento, sexo y organización de atención administrada. La exposición prenatal y en los primeros años de vida al mercurio de las vacunas con timerosal y la inmunoglobulina (una sustancia utilizada para estimular el sistema inmunitario en personas con determinadas afecciones) no se relacionó con un mayor riesgo de TEA.

Lack of Association Between Measles-Mumps-Rubella Vaccination and Autism in Children: A Case-Control Study (Falta de asociación entre la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola y el autismo en los niños: estudio con control de casos)

Budzyn D, et al. Pediatr Infect Dis J. 2010;29:397-400

En Polonia, los investigadores compararon los antecedentes de vacunación y el diagnóstico de autismo en 96 niños autistas de entre 2 y 15 años de edad, así como 192 niños en un grupo de control. En los que fueron vacunados antes del diagnóstico de autismo, el riesgo de autismo fue más bajo para los individuos que recibieron la vacuna MMR que en los que no fueron vacunados. El resultado fue similar en los niños que recibieron una vacuna de antígeno único contra el sarampión.


Asociación vs.causalidad

¿Qué enseñanza se obtiene de la venta de conos de helado y aires acondicionados sobre los estudios de vacunas?


En un estudio, si dos cosas suceden al mismo tiempo o una después de la otra, los investigadores buscan detenidamente cualquier forma en que una pueda afectar a la otra. Pueden ocurrir dos cosas al mismo tiempo, pero no siempre una causa la otra. Por ejemplo, una tienda vende conos de helado y acondicionadores de aire. El comerciante nota que cuando la tienda vende más conos de helado, también vende más acondicionadores de aire. Existe una asociación entre la venta de helados y la venta de acondicionadores de aire. Sin embargo, una de ellas no causa ni conduce a la otra. Cuando una persona experimenta un problema de salud después de recibir una vacuna, puede informarlo al Sistema de Informes sobre Eventos Adversos de las Vacunas (Vaccine Adverse Events Reporting System, VAERS) de los EE. UU., incluso si el problema de salud no se debió a la vacuna. Aquí puede leer más sobre cómo se usa el VAERS como parte de un sistema de control de la seguridad más amplio.

Investigación sobre la seguridad de las vacunas: verdades reveladas

En 2011, el periodista británico Brian Deer investigó al Dr. Andrew Wakefield (el hombre que inicialmente alegó el vínculo entre el autismo y la vacuna MMR). Un artículo destacado de la BMJ de 2011 Secrets of the MMR Scare: How the Case Against the MMR Vaccine Was Fixed (Secretos del temor a la MMR: cómo se resolvió el caso contra la vacuna MMR) explora las prácticas de Wakefield durante el estudio que se publicó sobre la supuesta relación entre la vacuna MMR y el autismo. El artículo también revela verdades que llevaron a la decisión de retirar la licencia médica del Dr. Wakefield y a la retractación del estudio publicado sobre el tema. El estudio de 1998 se citó más de 600 veces antes de que se retractara en 2010. El estudio retractado sirve como ejemplo de cuán fácilmente podría difundirse información errónea sobre las vacunas y cuán difícil ha sido refutarla. Después de que se publicó el estudio, se utilizaron vastos recursos para responder a estas teorías que podrían haberse destinado a nuevas investigaciones.

Se presenta más evidencia sobre el estudio de Wakefield en un estudio de PLoS One de 2021, Quantifying the effect of Wakefield et al. (1998) on skepticism about MMR vaccine safety in the U.S. (Cuantificación del efecto de Wakefield et al. (1998) sobre el escepticismo con respecto a la seguridad de la vacuna MMR en los EE. UU.), y la investigación original de JAMA de 2019, "Assessment of Citations of the Retracted Article by Wakefield et al With Fraudulent Claims of an Association Between Vaccination and Autism" (Evaluación de las citas del artículo retractado por Wakefield et al. con afirmaciones fraudulentas de una asociación entre la vacunación y el autismo).

El 12 de febrero de 2009, la Corte Federal de Reclamaciones de los EE. UU (también llamado "tribunal de vacunas") emitió su fallo en tres casos de prueba y encontró que la evidencia científica era abrumadoramente contraria a la teoría de que la vacuna MMR y el conservante de vacunas timerosal están relacionados con el autismo.

Recuerde

Si tiene alguna pregunta sobre las vacunas y su hijo, no dude en consultar con su pediatra.

Más información

Última actualización
12/4/2018
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2022)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.