Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Deportes juveniles: chequeos previos para volver a la actividad física durante el COVID-19

La llegada de las vacunas contra el COVID-19 para niños y adolescentes mayores de 5 años ha cambiado las reglas del juego para muchas familias. Estar completamente vacunado puede significar un regreso más seguro a actividades divertidas y saludables como los deportes juveniles.

Incluso con la propagación de la variante ómicron y un número récord de casos de COVID-19 en niños, contamos con herramientas y estrategias comprobadas para proteger a los atletas jóvenes que comienzan o regresan a los deportes y otras actividades.

Afortunadamente, en su mayoría, los niños y adolescentes completamente vacunados no han estado gravemente enfermos por COVID o síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C). Sin embargo, cualquier niño o adolescente que recientemente haya tenido COVID-19 debe someterse a una prueba de detección antes de reanudar la actividad física, independientemente de cuán leves hayan sido sus síntomas. Esto puede ser a través de una visita telefónica, telemedicina o en persona con su pediatra. Durante la evaluación, se puede evaluar a su hijo para detectar posibles efectos del COVID-19 en el corazón.

Siga leyendo para conocer más formas de mantener a su hijo seguro y saludable mientras regresa a los deportes y otras actividades físicas.

Antes de que comience la temporada deportiva

  • Comprenda las reglas de seguridad y las expectativas para la participación durante el COVID-19 y hable sobre ellas con su hijo.

  • Asegúrese de que su hijo tenga su propia mascarilla facial, desinfectante de manos, toalla, botella de agua y pañuelos etiquetados con sus nombres.

  • Llame a su pediatra para programar una cita si su hijo necesita un examen físico previo a la participación. También es un buen momento para ponerse al día con el calendario de vacunas recomendadas.

  • Si su hijo no ha estado activo durante el COVID-19, que comience a hacer ejercicio. Para los deportes en los que se corre mucho, por ejemplo, considere un programa de acondicionamiento para principiantes (como la aplicación "Couch to 5K" o "None to Run") un par de meses antes de la temporada. Esto puede ayudar a prevenir lesiones que la actividad repentina e intensa puede causar en los niños en crecimiento. También puede reducir el riesgo de enfermedades relacionadas con el calor en los niños afectados por la obesidad durante la pandemia.

Antes de la práctica o de los juegos

  • Mantenga a su hijo en casa, fuera de la práctica y de los juegos si se siente enfermo. Los niños deben aislarse y hacerse un test si tiene algún síntoma de COVID-19.

  • Recuérdele a su hijo que se lave las manos antes de llegar, o use un desinfectante para manos si no hay agua y jabón disponibles.

  • Que lleve equipo deportivo personal etiquetado (con el nombre), botella de agua, toalla, pañuelos desechables, desinfectante para manos y mascarilla.

  • Independientemente del estado de vacunación, los niños deben usar una mascarilla en interiores en áreas con alta transmisión de COVID y transporte compartido.

Regreso a la actividad física después de infección por COVID-19

Si su hijo tiene una prueba de COVID-19 positiva, notifique a su pediatra. El médico puede aconsejarle cuánto tiempo deben esperar antes de volver a hacer ejercicio o practicar deportes. Esto se basará en la gravedad de sus síntomas de COVID-19 y si desarrolla signos de síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C), miocarditis u otras afecciones posteriores al COVID:

  • Los niños y adolescentes sin síntomas o con síntomas leves de COVID-19 y sin síntomas de MIS-C necesitan hacer una llamada, una consulta de telesalud o consulta en persona con su pediatra. El médico le dirá cuánto tiempo aislarse y le recomendará a su hijo que no haga ejercicio durante ese tiempo. También le preguntará sobre cualquier dolor en el pecho, dificultad para respirar, fatiga, latidos cardíacos irregulares o desmayos, por ejemplo. Un niño con una prueba de detección cardíaca positiva necesitará hacer una consulta en persona al médico, quien determinará si es necesario hacer un electrocardiograma antes de volver a la actividad física.

  • Aquellos con síntomas moderados y sin signos de MIS-C deben tener una consulta en persona con su pediatra. No deben hacer ejercicio hasta que sus síntomas hayan desaparecido y su médico les vea para un examen cardíaco, un examen físico completo y un electrocardiograma. Se considera que los síntomas moderados son cuatro o más días de fiebre de más de 100.4°F (38°C), una semana o más de dolores musculares, escalofríos o fatiga, o una estadía en el hospital fuera de la UCI. Los siguientes pasos dependen de la detección cardíaca o de los hallazgos del electrocardiograma.

  • Si el examen cardíaco de su hijo es normal, puede volver gradualmente a la actividad física una vez que hayan pasado 10 días desde una prueba positiva. Sus síntomas también deben desaparecer sin usar medicamentos para reducir la fiebre durante, al menos, 10 días. Si el examen cardíaco o el electrocardiograma de su hijo son anormales, probablemente lo remitirán a un cardiólogo para que realice más pruebas.

  • Los niños que estuvieron muy enfermos por COVID-19 o diagnosticados con MIS-C deben ser tratados como si tuvieran el músculo cardíaco inflamado (miocarditis). Esto incluye a aquellos que necesitaron permanecer en la UCI y/o fueron intubados. Dependiendo de los signos y síntomas de su hijo, es posible que sea necesario realizar otras pruebas. Antes de que su hijo salga del hospital, debe haber un plan de seguimiento con un cardiólogo.

  • Los niños y adolescentes que tuvieron una enfermedad grave o MIS-C no deben hacer ejercicios ni competir durante 3 a 6 meses. Un cardiólogo pediatra debe examinar a estos niños antes de que se les permita volver a hacer ejercicio o competir. El médico recomendará un programa de aumento gradual de la actividad física según la edad del niño y la gravedad de los síntomas.

Tenga en cuenta: incluso si su hijo ha sido autorizado para la actividad, deberá detenerse de inmediato si experimenta alguno de estos síntomas:

Su hijo deberá ver a su pediatra en persona si tiene estos síntomas, que podrían indicar problemas cardíacos.

Durante la práctica deportiva o los juegos

  • Si el deporte es al aire libre, debe alentarse a los deportistas que no están completamente vacunados contra el COVID-19, a que usen mascarillas cuando estén fuera del campo de juego o durante los entrenamientos grupales y las competiciones cuando no puedan mantenerse al menos a 3 pies de distancia (1 metro) de los demás.

  • Cualquier persona que no esté completamente vacunada debe usar una mascarilla para todos los entrenamientos deportivos en interiores, competiciones y fuera del campo de juego.

    • En los condados con transmisión sustancial o alta, todos los atletas deben usar una mascarilla para el entrenamiento y la competencia en interiores, estén o no vacunados.

    • Incluso si está completamente vacunado, anime a su hijo a usar una máscarilla en espacios interiores abarrotados como vestuarios, transporte compartido, caminar hacia y desde el área de juego, entre ejercicios de práctica y al costado de las canchas.

    • Si su hijo se quita la mascarillas durante un descanso, debe permanecer al menos a 3 pies de distancia (1 metro) de todos los demás.

Sin embargo, no se deben usar mascarillas durante:

    • Deportes acuáticos como la natación y el buceo, ya que con las mascarillas húmedas puede ser difícil respirar a través de ellas. Si una mascarilla se empapa de sudor, debe cambiarse de inmediato.

    • Gimnasia, trucos y acrobacias para animaciones, y lucha libre, para evitar que las mascarillas queden atrapadas en el equipo o que cubran accidentalmente los ojos. Los deportistas deben volver a ponerse las mascarillas después de estos ejercicios, especialmente cuando no pueden mantenerse a 3 pies de distancia (1 metro) de los demás.

    • Las mascarillas también se desaconsejan durante la lucha libre, a menos que un entrenador u oficial adulto esté monitoreando de cerca para asegurarse de que las máscaras no se conviertan en un peligro de asfixia.

    • Las excepciones al uso de mascarillas pueden ser apropiadas cuando aumenta el riesgo de enfermedades relacionadas con el calor.

  • Los entrenadores, oficiales, espectadores y voluntarios deben usar mascarillas todo el tiempo. Esto ayuda a dar el ejemplo a otros y evitar la transmisión del virus.

  • Para ayudar a proteger a todos, intente evitar:

    • Amontonamientos, chocar los cinco, chocar los puños, apretones de manos, etc.

    • Compartir comidas o bebidas con compañeros de equipo.

    • Animar, hacer coros o cantar cuando está a menos de 6 a 8 pies (2 a 2.5 metros) de distancia de los demás.

    • Escupir o sonarse la nariz sin pañuelo.

  • Minimizar el uso compartido de equipos deportivos cuando sea posible.

  • Decirle al entrenador si no se siente bien e irse de la práctica o del juego con los padres o el cuidador.

Después de prácticas deportivas o juegos

  • Desinfectarse o lavarse las manos.

  • Lavar o reemplazar mascarillas, toalla y ropa de práctica o uniforme.

  • Limpiar el equipo deportivo personal y la botella de agua.

Recuerde

Para los niños que son demasiado pequeños para recibir la vacuna contra el COVID, es especialmente importante continuar con los pasos que reducen el riesgo de propagar el virus. Hable con el pediatra de su hijo si tiene alguna pregunta sobre la seguridad de la participación deportiva de los jóvenes, según el estado de vacunación, las tasas de COVID-19 en su comunidad y la salud individual de su hijo.

Informacion adicional:

Junto con la American Academy of Pediatrics, está información fue elaborada conjuntamente por:

NATA_LOGO.jpg

Última actualización
2/1/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics, American Medical Society for Sports Medicine, and the National Athletic Trainers' Association (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos