Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

COVID-19 y el síndrome inflamatorio multisistémico en niños

Seguramente habrá escuchado informes sobre una posible conexión entre el COVID-19 y una enfermedad grave en los niños que por el momento se le llama síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C, por sus siglas en inglés). Los científicos de todo el mundo, incluyendo a pediatras especialistas, están trabajando para entender este síndrome y cuál es la mejor forma de diagnosticarlo y tratarlo.

La conexión entre el COVID-19 y el MIS-C no se entiende muy bien, y no sabemos quién corre mayor riesgo de la enfermedad. Sin embargo, la American Academy of Pediatrics (AAP) quiere tranquilizar a los padres comunicándoles que muy pocos niños se enferman de gravedad del virus que causa el COVID-19. Además, la mayoría de los niños que han sido diagnosticados con MIS-C se han recuperado después de recibir atención médica.

Síntomas del MIS-C

Los niños con MIS-C se ponen muy enfermos con fiebre de 24 horas o más, inflamación en el cuerpo y problemas en muchos de sus órganos (multisistémica), tales como intestinos, corazón, pulmones y riñones. También podrían tener trombosis (coágulos de sangre). Si bien es diferente, el MIS-C tiene algunos de los mismos síntomas que otras afecciones raras de la infancia, como la enfermedad de Kawasaki y el síndrome de shock tóxico.

Contacte a su pediatra de inmediato si su hijo tiene una fiebre (100,4° Fahrenheit/ 38° Celsius) que dura 24 horas o más, y más de uno de estos síntomas:

  • dolor de estómago

  • ojos rojos

  • diarrea

  • mareos

  • sarpullidos

  • vómitos

Su pediatra puede informarle si su hijo puede ser atendido en el consultorio o si necesita ir al departamento de emergencias o llamar al 911 de inmediato. Notifique al operador que está buscando atención para alguien que tiene o puede tener COVID-19. Incluso si su hijo no tiene fiebre, debe buscar atención médica de emergencia inmediata si su hijo:

  • siente confusión

  • tiene dificultad para respirar

  • tiene dolor o presión en el pecho que no desaparece

  • no puede despertarse o permanecer despierto

  • tiene labios o cara azulados
Asegúrese de informar a su pediatra o proveedor de servicios de emergencia si su niños ha dado positivo para el COVID-19 o ha estado expuesto a alguien que haya tenido o tenga el virus en las últimas cuatro semanas.

Diagnóstico y tratamiento

Existen varios exámenes que sus médicos pueden realizar para ayudar con el diagnóstico del MIS-C, como:

  • exámenes de orina y de sangre

  • radiografías de pecho

  • electrocardiograma para medir actividad eléctrica del corazón

  • ecocardiograma, ultrasonido/ecografía del corazón

  • ultrasonido/ecografía abdominal

Dependiendo de los síntomas de su niño y los resultados de las pruebas, el tratamiento puede incluir:

  • esteroides para ayudar a tratar la hinchazón o inflamación

  • inmunoglobulina intravenosa (IGIV), un medicamento "biológico" que contiene anticuerpos del sistema inmunitario

  • líquidos administrados por vena

  • medicamentos para el corazón o una dosis baja de aspirina

Los niños que se enferman con MIS-C necesitarán ser atendidos en el hospital, de acuerdo con los CDC. Algunos necesitarán recibir atención médica en la unidad de cuidados intensivos.

Atención o cuidados de seguimiento

Si su hijo fue hospitalizado por MIS-C, el equipo hospitalario podría concertarle varias consultas de seguimiento después de que que haya sido dado de alta. Los niños con MIS-C necesitarán ver a un cardiólogo pediátrico dos a tres semana después de ser dados de alta del hospital. Este síndrome puede causar inflamación en la pared muscular del corazón (miocarditis). Los pacientes con miocarditis se les limita la actividad física como el ejercicio o los deportes por una temporada. Los niños que reciben esteroides de tratamiento o medicamentos biológicos también deben hacer seguimiento con un reumatólogo pediátrico.

Si un niño tuvo MIS-C, ¿necesita ser vacunado contra el COVID-19?

Sí, todos los niños elegibles deben recibir la vacuna contra el COVID-19. La vacuna contra el COVID-19 debe retrasarse al menos 90 días después de que se diagnosticó MIS-C y el médico se aseguró de que su hijo se haya recuperado por completo.

Prevención

La mejor manera de prevenir el MIS-C es vacunar contra el COVID-19 a todos los niños elegibles mayores de 5 años. Además, continuar tomando medidas que ayuden a evitar la exposición al COVID-19. Por ejemplo, recuerde:

  • Lavarse la manos con frecuencia con agua y jabón por 20 segundos. Si el agua y el jabón no están disponibles, use un desinfectante para manos a base de alcohol.

  • Evite a las personas que están enfermas y mantenga una distancia de 2 metros (6 pies) entre su niño y las personas que no viven en su hogar.

  • Utilice mascarillas en interiores y/o en áreas públicas con transmisión alta o sustancial, incluso si está completamente vacunado.

  • Limpie y desinfecte a diario las superficies de "alto tráfico" en su hogar.

Recuerde

Aunque el síndrome inflamatorio multisistémico en niños suena aterrador, la American Academy of Pediatrics les recuerda a los padres que esta enfermedad es muy poco común.

Llame a su pediatra si tiene alguna pregunta. Tampoco olvide hacer una cita para las visitas de control del niño sano. Todos los niños deben aplicarse las vacunas recomendadas a tiempo, incluyendo la vacuna contra la influenza (gripe).

Información adicional:

Última actualización
11/16/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos