Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Accidente cerebrovascular en bebés y niños

​Por: Elizabeth Mayne, MD, PhD, FAAP & Courtney Wusthoff, MD, MS, FAAP

El "accidente cerebrovascular" es una lesión en el cerebro o en los vasos sanguíneos del cerebro. Si un vaso sanguíneo está obstruido, no puede suministrar oxígeno ni nutrientes al cerebro.

A diferencia de otras partes del cuerpo, el cerebro no puede sobrevivir por mucho tiempo sin flujo sanguíneo; si un área del cerebro se queda sin oxígeno o energía, puede lesionarse o incluso morir.

Este es un "accidente cerebrovascular isquémico". Una "trombosis del seno venoso" ocurre cuando se forma un coágulo de sangre en una de las venas de la cabeza. Otro tipo es el "accidente cerebrovascular hemorrágico", que consiste en un sangrado dentro de la cabeza.

El accidente cerebrovascular es una emergencia; si cree que su hijo está teniendo un accidente cerebrovascular, ¡llame al 911!

¿Los niños tienen accidentes cerebrovasculares?

Los accidentes cerebrovasculares son menos comunes en bebés y niños que en adultos, ¡pero ocurren! Los bebés tienen un mayor riesgo que los niños o los adolescentes.

¿Qué causa un accidente cerebrovascular en los niños?

Los niños tienen accidentes cerebrovasculares por diferentes razones que los adultos. Los bebés prematuros pueden tener sangrados en el cerebro porque sus vasos sanguíneos son muy frágiles. Los bebés tienen sangre que se coagula más fácilmente que la de los niños mayores, lo que puede causar un accidente cerebrovascular en las semanas cercanas al nacimiento.

Las enfermedades de la sangre, como la anemia drepanocítica o la hemofilia, también pueden causar un accidente cerebrovascular. Las enfermedades genéticas que afectan los vasos sanguíneos o la sangre pueden causar un accidente cerebrovascular en niños de cualquier edad. Otros niños pueden sufrir un accidente cerebrovascular después de lesiones en la cabeza o el cuello, si estas dañan los vasos sanguíneos internos. En casos pocos comunes, las infecciones pueden crear un estrechamiento de los vasos sanguíneos del cerebro y provocar un accidente cerebrovascular. Los niños con problemas cardíacos también corren riesgo.

¿Cuáles son los síntomas comunes del accidente cerebrovascular?

A veces, es difícil saber si un niño está teniendo un accidente cerebrovascular porque los bebés y los niños más pequeños no siempre pueden decirnos lo que está sucediendo.

En los bebés:

  • convulsiones que se repiten en una parte del cuerpo

  • somnolencia que es tan intensa que el bebé no se despierta para alimentarse normalmente

  • debilidad o rigidez en un lado del cuerpo o en un brazo o una pierna. Un signo puede ser la preferencia por una mano en particular antes de que su bebé cumpla un año. Otros niños pueden presentar retrasos en el desarrollo.

En los niños:

  • debilidad repentina en un lado de la cara y el cuerpo, o no usar un lado del cuerpo con normalidad

  • caerse hacia un lado repetidamente

  • nueva dificultad para hablar: hablar arrastrando las palabras ("como si estuvieran borrachos"), no salen las palabras o estas no tienen sentido

  • pérdida de sensibilidad en un lado del cuerpo o de la cara

  • vértigo ("sensación de que la habitación gira o se mueve") con problemas de equilibrio y dificultad para caminar o visión doble

  • dolor de cabeza repentino y muy fuerte que es diferente de los dolores de cabeza normales de su hijo

¿Cómo se diagnostica el accidente cerebrovascular?

Si cree que un niño está teniendo un accidente cerebrovascular, llame al 911 o vaya al departamento de emergencias más cercano.

Un médico hablará con usted y examinará a su hijo. Dependiendo de lo que vean, es posible que a su hijo le hagan algunas de estas pruebas:

  • imágenes del cerebro de su hijo y de los vasos sanguíneos de la cabeza y el cuello con una tomografía computarizada (CT) o una resonancia magnética (MRI)

  • pruebas cardíacas que incluyen un electrocardiograma (ECG) o una ecografía del corazón (un "ecocardiograma") para ver cuán bien está funcionando

  • análisis de sangre para buscar problemas de sangrado o coagulación, infecciones o afecciones sanguíneas.

¿Cómo se trata el accidente cerebrovascular?

En algunos casos, es posible realizar un tratamiento de emergencia para evitar que el accidente cerebrovascular empeore si se diagnostica dentro de las primeras horas tras el inicio del accidente cerebrovascular. Si su hijo tuvo un accidente cerebrovascular isquémico o una trombosis venosa, es posible que los médicos usen aspirina o anticoagulantes para evitar que empeore o vuelva a ocurrir. En el caso de los niños con sangrados en el cerebro, un neurocirujano trabajará en estrecha colaboración con su médico para ayudar a cuidar a su hijo.

¿Cómo se recupera mi hijo de un accidente cerebrovascular?

Los tratamientos más importantes para los niños con accidentes cerebrovasculares son el tiempo y la terapia física, ocupacional o del habla. Aunque el cerebro no se cura tan fácilmente o por completo como otras partes del cuerpo, el cerebro de los niños suele adaptarse a sus lesiones. Gracias a la terapia física, del habla y ocupacional, muchos niños pueden continuar mejorando durante 6 o incluso 12 meses después del accidente cerebrovascular. El médico y los terapeutas de su hijo trabajarán con usted para elaborar un plan sobre la mejor manera de ayudarlo a recuperarse.

¿Esto puede ocurrir otra vez?

En general, el riesgo de sufrir otro accidente cerebrovascular en la infancia es bajo. Todos corremos el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular a medida que envejecemos, por lo que es importante que usted y su hijo eviten las cosas que aumentan el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular en la edad adulta, como la presión arterial alta, el colesterol, la diabetes y el tabaquismo.

Más información

Sobre Elizabeth Mayne, MD, PhD, FAAP

Elizabeth Mayne, MD, PhD, FAAP, es médica de cuidados neurointensivos e investigadora de accidentes cerebrovasculares en la Stanford University. Su investigación de laboratorio se centra en cómo el sistema inmunitario afecta los resultados a largo plazo después de un accidente cerebrovascular en niños. Se desempeñó como representante residente de la AAP en el Brain Death Guidelines Unification Project (Proyecto de Unificación de Pautas de la Muerte Cerebral) en 2018.

Sobre Courtney Wusthoff, MD, MS, FAAP

Courtney Wusthoff, MD, MS, FAAP, es neuróloga pediátrica que trabaja en Stanford Children's Health. Es profesora adjunta de Neurología y Pediatría en la Stanford School of Medicine. Su trabajo se centra en la asistencia de bebés con afecciones neurológicas y otros niños gravemente enfermos. Integra el Departamento de Neurología de la AAP y ha tenido la oportunidad de ser oradora en los eventos de CME de la AAP.

Última actualización
6/8/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics Section on Neurology (Copyright © 2021)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos