Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Tome medidas simples para evitar la temida propagación de la gripe en las guarderías

Por Andrew N. Hashikawa, MD, FAAP

Hemos aprendido mucho sobre cómo ayudar a los niños en guarderías a evitar la enfermedad del COVID-19.

Aún así, muchos niños en guarderías son demasiado pequeños para recibir las vacunas contra el COVID. Además, los niños menores de 2 años son demasiado pequeños para usar una mascarilla.

Muchas enfermedades contagiosas están circulando, tales como la gripe, el COVID-19, el virus sincitial respiratorio (respiratory syncytial virus, RSV) y los resfríos. ¿Qué más se puede hacer para mantener saludables a los niños?

Recibir la vacuna contra la gripe

En el caso de los niños en entornos de guarderías, es fundamental mantenerse al día con las vacunas, como por ejemplo las vacunas contra la gripe. Las vacunas contra la gripe no previenen el COVID, el resfrío ni el RSV. Pero al igual que estas enfermedades, la gripe puede enfermar gravemente a los bebés y niños pequeños.

Casi todas las temporadas de gripe, los niños muy pequeños son los más afectados por la gripe. En 2019-2020, un récord de 199 niños murieron a causa de la gripe. La mayoría de los que murieron ese año no habían recibido vacunas contra la gripe.

Las vacunas contra la gripe protegen a los bebés y niños pequeños. De esa manera, es mucho menos probable que necesiten atención hospitalaria o que mueran por complicaciones de la gripe. La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda vacunas contra la gripe para bebés y niños de 6 meses de edad y mayores. Su hijo puede ponerse al día con todas las inmunizaciones en una visita de control del niño sano.

Y recuerde, los adultos también necesitan vacunas anuales contra la gripe. Es posible que el personal de las guarderías haya recibido las vacunas contra el COVID. Pero las vacunas contra el COVID no nos protegen de la gripe.

¡No es demasiado tarde!

El momento de la temporada de gripe puede cambiar cada año. La temporada de gripe generalmente comienza en octubre, alcanza su punto máximo en febrero y puede durar hasta mayo.

Los niños elegibles para una vacuna contra la gripe y una vacuna contra el COVID pueden recibir ambas en la misma visita. La AAP recomienda las vacunas contra el COVID-19 para todas las personas mayores de 5 años. Los adultos y los niños mayores de 12 años también deben recibir una dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID, cuando sea el momento. (Lea sobre las dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID).

Las vacunas contra la gripe protegen a las personas que nos rodean

¿Qué sucede en la guardería cuando todos están al día con las vacunas?

  • Los niños pueden permanecer en la escuela y en otras actividades.

  • Los adultos no tendrán que faltar al trabajo ni a sus obligaciones.

  • Protegemos a los niños que son demasiado pequeños para vacunarse.

  • Mantenemos seguros a quienes nos rodean: personas con alto riesgo de padecer enfermedades graves, como por ejemplo pacientes con cáncer y nuestros abuelos. Las personas mayores (65 años o más) también necesitan vacunas contra la gripe. Corren un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa de la gripe.

Estar al día con las vacunas protege a los bebés y niños pequeños en guarderías que son demasiado pequeños para vacunarse.

La enfermedad gripal grave y la muerte pueden evitarse (en su mayoría)

¡Todos sabemos que a los niños pequeños les gusta llevarse todo a la boca! El sistema inmunitario de los niños pequeños no está completamente desarrollado. Las vacunas contra la gripe ayudan a proteger a los niños pequeños cuando están expuestos al virus de la influenza en las guarderías.

Entonces, ¿por qué algunos niños con gripe terminan en el hospital? La gripe puede debilitar mucho sus cuerpos, mucho más que un resfrío común. Los niños pueden necesitar atención hospitalaria si sus cuerpos se debilitan demasiado a causa de la gripe. A veces, los niños desarrollan complicaciones por estar enfermos, como por ejemplo neumonía (cuando la infección se propaga a los pulmones).

No hay cura para la gripe. Los medicamentos antivirales pueden acortar el tiempo que una persona está enferma. Pero no reemplazan la necesidad de vacunarse contra la gripe.

Recuerde

Como hemos aprendido de la pandemia de COVID-19, no hay una sola forma de prevenir las enfermedades en las guarderías. Pero las capas de protección nos mantendrán a salvo. Esto incluye:

  • enseñar a los niños pequeños cómo lavarse las manos y usar desinfectante para manos,

  • usar una mascarilla bien colocada si tiene 2 años o más,

  • asegurarse de que los niños y el personal elegibles estén vacunados

  • mantener a todos informados sobre las políticas de la guardería con respecto a los niños enfermos para que sepan cuándo un niño enfermo debe quedarse en casa, y

  • llamar a su médico si tiene alguna pregunta.

Cuando todos ponemos de nuestra parte, nos mantenemos saludables. Mantiene a nuestros amigos saludables y también protege a los que corren mayor riesgo.

Más información

Acerca de Andrew Hashikawa

Andrew Hashikawa, MD, FAAP, es profesor clínico titular en los departamentos de medicina de emergencia y pediatría de Michigan Medicine y médico de medicina de emergencia pediátrica en el Mott Children's Hospital de la University of Michigan. Es miembro del Comité Ejecutivo de la Primera Infancia del Consejo de la American Academy of Pediatrics y es un defensor de la primera infancia y asesor de salud en guarderías. Su investigación se ha centrado en la vigilancia de enfermedades infecciosas en los programas de guarderías.

Última actualización
1/26/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2022)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos