Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

Videojuegos: establezca un sistema de clasificación para su familia

​Por Jeffrey Hutchinson, MD, FAAP

La industria de los videojuegos es multimillonaria. Aporta más dinero que la industria del cine y la música juntas. Este dato no nos sorprende si tenemos en cuenta todas las maneras en las que se puede jugar: computadoras, consolas, dispositivos portátiles, teléfonos inteligentes y en línea. Independientemente de que le gusten o no, los videojuegos formarán parte de la vida de su hijo en algún momento.

Como padre, usted puede decidir cuánto tiempo pasan sus hijos o adolescentes jugando a los videojuegos. También puede desempeñar un papel clave en la supervisión del contenido de los juegos a los que juegan sus hijos. Solo tenga en cuenta que ayudarles a relacionarse mejor con los videojuegos y otros medios digitales puede ser un desafío para las familias muy ocupadas. Es un proceso de aprendizaje continuo, no un solo acierto o un solo error.

Continúe leyendo para obtener algunos consejos que le ayudarán a considerar los videojuegos como una actividad positiva en la vida de su hijo.

  • Familiarícese con el contenido de un videojuego antes de permitir que su hijo o adolescente lo compre, lo descargue o lo juegue en línea o fuera de línea. Como padre o cuidador, puede que no siempre se dé cuenta del contenido de los videojuegos. Algunos incluyen temas para adultos, como por ejemplo violencia virtual y contenido sexual para adultos. Los estudios sobre los niños expuestos a los medios de comunicación violentos han revelado que pueden llegar a acostumbrarse a la violencia. Si están muy expuestos a la violencia, es posible que la imiten y adopten un comportamiento más agresivo.

  • Compruebe las clasificaciones de la Junta de Clasificación de Software de Entretenimiento (Entertainment Software Rating Board, ESRB). Existen miles de videojuegos disponibles en las tiendas, tanto en línea como fuera de línea. Esto hace que sea difícil precisar el contenido de cada uno. Por ello, compruebe las clasificaciones de ESRB (en inglés), que equivalen a las clasificaciones de los videojuegos y las películas. Son un buen punto de partida para elegir juegos adecuados para su familia.

Las clasificaciones de ESRB se indican con claridad (en inglés) en el envoltorio de los juegos físicos. También es habitual encontrarlas en los juegos digitales, la realidad virtual y las aplicaciones. Las clasificaciones varían desde "Para todo público" hasta "Solo para adultos". A veces, los materiales de marketing de los juegos en caja indican "Clasificación pendiente" si aún no se ha clasificado el juego.
​​

La mayoría de las tiendas minoristas cuentan con clasificaciones de ESRB en sus juegos. Muchas también verifican la edad de una persona antes de permitirle comprar un juego clasificado como M o AO. Los miembros del Consejo de Minoristas de la ESRB (ERC) piden regularmente a los compradores anónimos que comprueben si las tiendas también cumplen las normas.

  • Si su hijo tiene la edad suficiente, pídale que haga una presentación o "argumento de venta" sobre las razones por las que quiere el juego y por las que usted debería adquirirlo. Este método desarrolla valiosas habilidades en los niños y redirige la energía de la búsqueda de información a la persona más motivada.

  • Elabore un plan de consumo digital para su familia. El tiempo que su hijo dedica a los videojuegos puede desplazar el tiempo de actividades esenciales tales como hacer ejercicio, jugar al aire libre, leer o hacer las tareas escolares. El uso de pantallas cerca de la hora de dormir también puede alterar los patrones de sueño. Nuestra herramienta Plan para el consumo digital de la familia puede ser útil para iniciar un debate sobre la adopción de hábitos de medios electrónicos saludables, en función de las necesidades y los valores de la familia. También puede calcular la duración de las actividades diarias de sus hijos y, luego, mostrar el tiempo que les queda en el día para usar los dispositivos electrónicos, incluidos los juegos.

  • Considere la posibilidad de configurar con un temporizador de cocina el tiempo que sus hijos pueden jugar a los videojuegos. Cuando sus hijos oigan sonar el temporizador, el tiempo de juego habrá finalizado. Fabricar fichas para el tiempo de juego, como por ejemplo las que usamos en las salas de juego, también puede ayudar a establecer límites concretos. Otra idea es quitarles a sus hijos los controladores o los cables de alimentación, de igual manera que se les quitan las paletas de pimpón en un centro recreativo.

  • Compruebe las funciones de control parental (en inglés) de las consolas de videojuegos, computadoras y teléfonos inteligentes de su familia. Algunas permiten restringir determinados tipos de contenido según la edad, por ejemplo, y fijar límites de tiempo para las sesiones de juego.

  • No permita que se instalen videojuegos que no concuerden con los valores de su familia dentro de su hogar. Explique a sus hijos que no pueden jugar a un videojuego nuevo hasta que usted haya tenido la oportunidad de examinarlo o investigarlo. ¡O bien, pídales a sus hijos que primero investiguen! Tiene derecho a tener un sistema de clasificación personal en su propio hogar, aunque otras personas elijan normas diferentes.

  • Hable con los padres de los amigos de su hijo sobre las normas que usted establece para él. Las buenas relaciones van más allá de los videojuegos. Nadie quiere que le digan cómo educar a sus hijos, pero todos estamos dispuestos a escuchar las ideas de un amigo. Puede que estén dispuestos a dejar de lado determinados juegos cuando su hijo vaya a visitarlos.

  • Guarde los juegos en una zona común de la familia. De igual modo que cuando usan Internet o ven la televisión, vigile a sus hijos mientras juegan a los videojuegos. Considere la posibilidad de que las consolas de videojuegos portátiles sean propiedad de la familia en lugar de ser "propiedad" de cada niño.

  • Anime a su hijo o adolescente a elegir juegos para varios jugadores y a jugar con sus amigos. La tecnología es un sustituto deficiente de la interacción personal. Sin embargo, jugar con amigos puede ayudar a detener los problemas de acoso, aislamiento social y ciberacoso. Pregúntele a su hijo con regularidad qué amigos se sentirían avergonzados, incómodos o descontentos de que usted los viera jugar. Si su hijo juega a juegos multijugador en línea, use un servidor compartido o seleccione juegos multijugador seguros con una configuración de privacidad de "solo con invitación".

  • Si no puede vencerlos, únase a ellos. Jugar a un videojuego con su hijo o adolescente le expondrá a la jerga de su mundo. Los videojuegos para varios jugadores también permiten que toda la familia juegue reunida.

Recuerde

Si tiene alguna inquietud sobre los hábitos de videojuego de su hijo o si su hijo tiene dificultades con el estado de ánimo o el comportamiento, hable con el pediatra. Pueden derivarle a un profesional de la salud mental formado y capacitado.

Información adicional:

Acerca del Dr. Hutchinson

Jeffrey Hutchinson, MD, FAAP, es miembro del Consejo de Comunicaciones y Medios de la AAP.


Última actualización
5/18/2022
Fuente
Council on Communications and Media (Copyright © 2022 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos