Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

La vacuna contra la hepatitis B: lo que necesita saber

¿Por qué es necesario vacunarse?

La vacuna contra la hepatitis B puede prevenir la hepatitis B, una enfermedad grave que afecta al hígado. La hepatitis B puede provocar una enfermedad leve que dure algunas semanas o puede llevar a una enfermedad grave de por vida.

La infección aguda del virus de la hepatitis B es una enfermedad de corta duración que puede provocar fiebre, fatiga, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, ictericia (piel u ojos amarillos, orina oscura, heces de color arcilla) y dolor en los músculos, las articulaciones y el estómago.

La infección crónica del virus de la hepatitis B es una enfermedad de larga duración que tiene lugar cuando el virus de la hepatitis B permanece en el organismo de una persona. La mayoría de las personas que desarrollan hepatitis B crónica no tienen síntomas, pero aún así es muy grave y puede ocasionar daño hepático (cirrosis), cáncer de hígado y muerte. Las personas crónicamente infectadas pueden contagiar el virus de la hepatitis B a otros, aun cuando ellos mismos no parezcan estar ni se sientan enfermos.

La hepatitis B se contagia cuando la sangre, el semen o algún otro fluido corporal infectado con el virus de la hepatitis B ingresa al organismo de una persona no infectada. Las personas pueden infectarse con el virus a través de:

  • El nacimiento (un bebé cuya madre esté infectada puede infectarse al nacer o después de nacido)

  • Compartir artículos como afeitadoras o cepillos de dientes con una persona infectada

  • El contacto con la sangre o heridas abiertas de una persona infectada

  • Tener relaciones sexuales con una pareja infectada

  • Compartir agujas, jeringas u otro equipo de inyección de fármacos

  • La exposición a la sangre proveniente de agujas u otros instrumentos filosos

La mayoría de las personas vacunadas contra la hepatitis B son inmunes de por vida.

Vacuna contra la hepatitis B

La vacuna contra la hepatitis B generalmente se aplica en 2, 3 o 4 inyecciones.

Los bebés deben recibir su primera dosis de la vacuna contra la hepatitis B al nacer y completarán la serie generalmente a los 6 meses de edad (a veces tomará más de 6 meses completar la serie). La dosis de la vacuna contra la hepatitis B que se da en el nacimiento es una parte importante de la prevención de enfermedades a largo plazo en los bebés y la propagación de la hepatitis B en los Estados Unidos.

Los niños y adolescentes menores de 19 años que aún no han recibido la vacuna también deben ser vacunados.

Los adultos que no han sido vacunados anteriormente y quieren protegerse de la hepatitis B pueden ponerse la vacuna.

La vacuna contra la hepatitis B también está recomendada para:

  • Personas cuyas parejas sexuales tengan hepatitis B

  • Personas sexualmente activas que no se encuentran en una relación monógama de larga duración.

  • Personas que necesiten evaluación o tratamiento para una enfermedad de transmisión sexual

  • Víctimas de ataque o abuso sexual

  • Hombres que hayan tenido contacto sexual con otros hombres

  • Personas que hayan compartido agujas, jeringas u otro equipo de inyección de fármacos

  • Personas que han tenido contacto domiciliario con alguien infectado con el virus de la hepatitis B

  • Trabajadores de la salud y de la seguridad pública en riesgo de exposición a la sangre u otros fluidos corporales

  • Residentes y personal de centros para personas con discapacidades del desarrollo

  • Personas en centros correccionales

  • Viajeros que visiten regiones con altos índices de hepatitis B

  • Personas con enfermedad hepática crónica, enfermedad renal, infección por VIH o diabetes

La vacuna contra la hepatitis B se puede administrar como una vacuna independiente o como parte de una vacuna combinada (un tipo de vacuna que combina más de una vacuna en una sola inyección).

La vacuna contra la hepatitis B se puede administrar al mismo tiempo que otras vacunas.

Hable con su proveedor de atención médica

Informe a su proveedor de vacunación si la persona que recibe la vacuna:

Ha tenido una reacción alérgica después de una dosis anterior de la vacuna contra la hepatitis B, o tiene alergias graves que ponen en peligro la vida.

En algunos casos, su proveedor de atención médica puede decidir posponer la vacunación contra la hepatitis B hasta una próxima visita.

Las personas embarazadas o lactantes deben vacunarse si corren el riesgo de contraer la hepatitis B. El embarazo o la lactancia no son razones para evitar la vacunación contra la hepatitis B.

Las personas con enfermedades menores, como un resfriado, pueden vacunarse. Las personas que están moderada o gravemente enfermas por lo general deben esperar hasta que se recuperen antes de recibir la vacuna contra la hepatitis B.

Su proveedor de atención médica puede brindarle más información.

Riesgos de una reacción a la vacuna

Después de colocarse la vacuna contra la hepatitis B, puede haber dolor en el lugar donde se administró la inyección o fiebre.

Las personas a veces se desmayan después de los procedimientos médicos, incluida la vacunación. Dígale a su proveedor si se siente mareado o tiene cambios en la visión o zumbidos en los oídos.

Al igual que con cualquier medicamento, existe una posibilidad muy remota de que una vacuna cause una reacción alérgica grave, otras lesiones graves o la muerte.

¿Qué hacer si ocurre un problema serio?

Una reacción alérgica podría ocurrir después de que la persona vacunada abandone la clínica. Si observa signos de una reacción alérgica grave (urticaria, hinchazón de la cara y la garganta, dificultad para respirar, latidos cardíacos acelerados, mareos o debilidad), llame al 9-1-1 y lleve a la persona al hospital más cercano.

Si hay otras señales que le preocupen, llame a su proveedor de atención médica.

Las reacciones adversas deben informarse al Sistema de notificación de eventos adversos de vacunas (VAERS). Por lo general, su proveedor de atención médica presentará este informe, o puede hacerlo usted mismo. Visite el sitio web de VAERS o llame al 1-800-822-7967. VAERS es solo para informar reacciones y el personal de VAERS no brinda asesoramiento médico.

Programa nacional de compensación por lesiones ocasionadas por vacunas

El Programa nacional de compensación por lesiones ocasionadas por vacunas (VICP) es un programa federal que se creó para compensar a las personas que pueden haber resultado lesionadas por ciertas vacunas. Visite el sitio web de VICP (en inglés) o llame al 1-800-338-2382 para obtener información sobre el programa y cómo presentar un reclamo.

¿Dónde puedo obtener más información?

Última actualización
3/23/2022
Fuente
U.S. Department of Health & Human Services Centers for Disease Control and Prevention: Vaccine Information Statement
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos