Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

El acoso o "bullying" entre los niños nunca se debe permitir

​​

El acoso o "​​bullying" es cuando un niño se mete con otro niño una y otra vez. Por lo general, los niños que sufren acoso son más débiles o más pequeños, además de tímidos y, en general, se sienten indefensos. Algunos niños corren un mayor riesgo de ser acosados, como los que tienen discapacidades u otras necesidades especiales de atención médica y las lesbianas, los gays, bisexuales o transgénero. 

El acoso ocurre cuando hay un desequilibrio de poder. A veces, los niños discuten entre sí o toman malas decisiones en su comportamiento, que no es acoso. 

El acoso cibernético se lleva a cabo en medios electrónicos, utilizando elementos como sitios de redes sociales, mensajes de texto, salas de chat o mensajería instantánea. El acoso cibernético puede ocurrir en cualquier momento, de día o de noche, y es visible para muchas más personas que el acoso tradicional. Es muy difícil deshacer u ocultar lo que ha hecho el niño que está acosando cibernéticamente. 

Datos sobre el acoso

  • Tanto las niñas como los niños pueden ser acosadores. 

  • Un niño puede ser tanto el acosador como la víctima. 

  • Los acosadores se dirigen a los niños que lloran, se enojan o se rinden fácilmente a ellos. 

Los 3 tipos de acoso  

  •  Físico: golpear, patear, empujar, ahogar, dar un puñetazo

  •  Verbal: amenazar, mofarse, burlarse, incitar al odio (esto también puede incluir mensajes electrónicos)

  •  Social: excluir a las víctimas de las actividades o iniciar rumores sobre ellas.

El acoso ocu​rre:

  • En la escuela, cuando los maestros no están allí para ver qué está pasando

  • Cuando los adultos no están mirando, yendo y viniendo de la escuela, en el patio de recreo o en el vecindario

  • A través de métodos electrónicos, como redes sociales, mensajes de texto y mensajería instantánea

Rasgos c​omunes de agresores y víctimas 

Generalmente, de acuerdo con StopBullying.gov, los niños que son acosados tienen uno o más de los siguientes factores de riesgo: 

  •  Son vistos como diferentes a sus compañeros, como tener sobrepeso o bajo peso, usar anteojos o ropa diferente, ser nuevo en la escuela o no tener lo que los niños consideran "genial"

  •  Son vistos como débiles o incapaces de defenderse

  •  Son menos "populares" que otros y tienen pocos amigos

  •  No se llevan bien con los demás, se los considera molestos o provocadores, o provocan la atención de los demás

Aquellos que acosan a otros no necesitan ser más fuertes o más grandes que aquellos a quienes acosan. A menudo, estos estudiantes requieren apoyo para cambiar su comportamiento y abordar otros desafíos que pueden estar influyendo en su comportamiento. Los niños que acosan pueden tener más de una de las siguientes características: 

  •  Son agresivos o se frustran fácilmente

  •  Tienen poca participación de los padres

  •  Tienen problemas en casa

  •  Piensan mal de los demás

  •  Tienen dificultad para seguir las reglas

  •  Ven la violencia de una manera positiva

  • Tienen amigos que acosan a los demás

Efectos ​del acoso

Los niños que sufren cualquier tipo de acoso, incluido el ciberacoso, pueden experimentar efectos a largo plazo, incluso en la edad adulta. El acoso puede tener consecuencias tanto para el agresor como para la víctima, ya que ellos:

  • Tienen un mayor riesgo de consumo de sustancias

  • Son más propensos a saltear o abandonar la escuela

  • Pueden tener complicaciones de salud

  • Tienen un bajo rendimiento escolar

  • Experimentan depresión u otros desafíos de salud mental

Hable con s​u hijo sobre el acoso

Incluso si no cree que su hijo sea acosado, un acosador o un testigo, ayudará a proteger a su hijo con solo hacer estas preguntas. 

  • ¿Cómo van las cosas en la escuela?

  • ¿Qué opinas de otros niños en tu clase?

  • ¿Alguien es molestado o acosado?

  • ¿Cómo es la hora del almuerzo? (o recreo)

  • ¿Alguien envía mensajes de texto, tuitea o publica cosas malas en las redes sociales?

Ayude a su hijo a resistir ​el acoso

No siempre puede ayudar a su hijo a evitar todo el acoso, pero puede ayudarlo a desarrollar habilidades de afrontamiento para enfrentar situaciones difíciles. Pase tiempo con su hijo, muéstrele amor y aliento, y modele el buen comportamiento hacia los demás. Hable con su hijo sobre situaciones difíciles para que sepa que puede confiarle sus problemas. 

Cuando su hijo es ​acosado

Puede caer mal descubrir que su hijo ha sido acosado. Hágale saber que está ahí para él, dispuesto a escuchar y tomando medidas para asegurarse de que eso no continúe. Estas son algunas cosas que puede hacer: 

Ayude a su hijo a aprender a responder. Por ejemplo, "Hablemos de lo que puedes hacer y decir si esto vuelve a suceder".

  • Enséñele a su hijo a 

    • Mirar al acosador a los ojos.

    • Mantenerse erguido y a mantener la calma.

    • Alejarse.

    • No responder a los mensajes electrónicos y cortar las comunicaciones con quienes están enviando mensajes no deseados.

    • Mostrar mensajes de texto, publicaciones o correos electrónicos de acoso a un padre u otro adulto de confianza.

  • Enséñele a su hijo a decir con voz firme

    • “No me gusta lo que estás haciendo".

    • “Por favor, no me hables de esa manera".

    • "¿Por qué dices eso?"

Para muchos niños, estas habilidades no surgen de forma natural. Es como aprender un nuevo idioma: se necesita mucha práctica. Practique para que, en el calor del momento, estas habilidades le lleguen a su hijo de forma natural. 

  • Enséñele a su hijo cuándo y cómo pedir ayuda. Su hijo no debe tener miedo de pedir ayuda a un adulto cuando ocurre el acoso. Dado que a algunos niños les da vergüenza ser acosados, los padres deben hacerles saber a sus hijos que ser acosado no es culpa de ellos.

  • Anime a su hijo a hacerse amigo de otros niños. Hay muchos grupos supervisados por adultos, dentro y fuera de la escuela, a los que su hijo puede unirse. Invite a los amigos de su hijo a su casa.

  • Apoye las actividades que le interesen a su hijo. Al participar en actividades como los deportes en equipo, grupos de música o clubes sociales, su hijo desarrollará nuevas habilidades y destrezas sociales. Cuando los niños se sienten bien acerca de cómo se relacionan con los demás, es menos probable que se molesten con ellos.

  • Avise a los funcionarios de la escuela sobre los problemas y trabaje con ellos para encontrar soluciones. Dado que el acoso a menudo ocurre fuera del aula, hable con el director, el consejero escolar o los supervisores del patio de recreo, así como con los maestros de su hijo. Anote e informe todo acoso, incluido el ciberacoso, a la escuela de su hijo. Al saber cuándo y dónde ocurre el acoso, usted y su hijo pueden planificar mejor qué hacer si vuelve a ocurrir.

Cuando su hijo es el ​acosador

Ningún padre quiere pensar que su hijo acosaría a otro niño, pero sucede y los padres deben estar listos para responder. Si sabe que su hijo está acosando a alguien, tómelo muy en serio. 

Ahora es el momento en el cual puede cambiar el comportamiento de su hijo. 

A largo plazo, los acosadores siguen teniendo problemas. Estos a menudo empeoran. Si se permite que continúe el comportamiento de acoso, estos niños a menudo se convierten en adultos que tienen mucho menos éxito en su vida laboral y familiar y pueden incluso meterse en problemas con la ley. 

  • Ayude a su hijo a comprender qué es el acoso y por qué es un problema. Ayude a su hijo a comprender de qué manera el acoso lastima a otros niños. Dé ejemplos reales de los buenos y malos resultados de las acciones de su hijo.

  • Establezca límites firmes y consistentes sobre el comportamiento agresivo o hiriente de su hijo. Asegúrese de que su hijo sepa que el acoso nunca está bien.

  • Sea un modelo positivo a seguir. Los niños necesitan desarrollar formas nuevas y constructivas de conseguir lo que quieren. Todos los niños pueden aprender a tratar a los demás con respeto.

  • Utilice una disciplina eficaz y no física, como la pérdida de privilegios. Cuando su hijo necesite disciplina, explique por qué el comportamiento fue incorrecto y cómo puede cambiarlo.

  • Encuentre formas positivas de detener el acoso con el director de la escuela, los maestros, los consejeros y los padres de los niños que su hijo ha acosado.

  • Supervise a su hijo y ayude a desarrollar habilidades e intereses individuales. Los niños que tienen demasiado "tiempo libre" tienen más probabilidades de encontrarse en malas situaciones.

  • Supervise su tiempo en línea y controle los sitios que visitan. Pídales que se hagan amigos de usted en los sitios de redes sociales y que compartan sus contraseñas con usted.

  • Pida ayuda. Si le resulta difícil cambiar el comportamiento, comuníquese con un profesional, como un maestro, un consejero o el pediatra de su hijo.

Cuando su hijo ​es testigo

La mayoría de los niños no son acosados ni acosadores, solo miran. Hay cosas que su hijo puede hacer para ayudar a detener el acoso. 

  • No darle público al acoso. A menudo, quienes acosan se sienten animados por la atención que reciben de los testigos. Los niños pueden ayudar a detener el acoso si no lo apoyan activamente.

  • Dar un buen ejemplo.

  • Ayudar al niño que es acosado a escapar.

  • Contárselo a un adulto de confianza. Hablar con un adulto no es delatar. Defender a otro niño pidiendo ayuda es un acto de valentía y seguridad. Para hacerlo más fácil, sugiera compartir un amigo.

  • Ser un amigo. Los niños pueden ayudar a alguien que ha sido acosado simplemente siendo amable con él. Ser amigable puede ser de gran ayuda para hacerle saber que no está solo.

Es importante que todos en la comunidad trabajen juntos para construir un ambiente seguro para todos los niños. Asóciese con el pediatra de su hijo, el distrito escolar y los líderes de la comunidad local para crear mensajes y políticas contra el acoso. Encuentre más información en StopBullying.gov. ​

Última actualización
11/3/2021
Fuente
Adapted from Bullying: It’s Not OK, American Academy of Pediatrics, copyright © 2018
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos