Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Tosferina: lo que los padres necesitan saber

La tosferina, tos convulsa o pertussis, es causada por bacterias que atacan el revestimiento de las vías respiratorias. Esto provoca inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias. La tos intensa es uno de los principales síntomas.

Debido a que un niño tiene dificultad para respirar, inhala profunda y rápidamente entre toses. Las respiraciones a menudo producen un sonido de "silbido", que es la razón por la que esta enfermedad obtuvo su nombre común. La tos intensa esparce las bacterias de la tosferina en el aire y puede transmitir la enfermedad a otras personas.

Tosferina en aumento

Hace muchos años, había varios cientos de miles de casos de tosferina cada año en los Estados Unidos. Después del desarrollo de una vacuna contra la tosferina, ese número es menor. Pero en los últimos años ha habido un aumento en el número de casos vistos en los Estados Unidos. Como resultado, administrar la vacuna contra la tosferina a los niños y sus cuidadores es aún más importante que nunca.

Los bebés menores de un año tienen mayor riesgo de desarrollar problemas respiratorios graves y enfermedades potencialmente mortales a causa de la tosferina.

Los síntomas de la tosferina

La tosferina a menudo actúa como un resfriado común durante una semana o dos. Luego, la tos empeora (en lugar de mejorar, como suele ocurrir con un resfriado), y los niños mayores pueden comenzar a tener el característico "silbido". Durante esta fase (que puede durar dos semanas o más), el niño a menudo tiene dificultad para respirar y puede verse azulado alrededor de la boca. También pueden lagrimear, babearse y vomitar.

Los bebés pequeños con tosferina pueden tener episodios en los que parecen dejar de respirar o tener vómitos después de un ataque prolongado de tos. Los bebés con tosferina se agotan y desarrollan complicaciones, volviéndose más vulnerables a otras infecciones, neumonía y convulsiones. La tosferina puede ser fatal en algunos bebés, pero el curso habitual es que la recuperación comience después de dos a cuatro semanas más.

Es posible que la tos causada por la tosferina, también llamada "tos de los 100 días", no desaparezca durante meses y que reaparezca con futuras infecciones respiratorias.

Cuándo llamar al pediatra

La infección por tosferina comienza actuando como un resfriado. Debe considerar la posibilidad de tosferina si se presentan las siguientes condiciones.

  • El niño es un bebé muy pequeño que no ha sido completamente inmunizado y/o ha estado expuesto a alguien con tos crónica o la enfermedad.

  • La tos del niño se vuelve más severa y frecuente, o sus labios y yemas de los dedos se vuelven oscuros o azules.

  • Se agotan después de los episodios de tos, comen mal, vomitan después de toser y/o se ven "enfermos".

Cuando su hijo necesita atención hospitalaria

La mayoría de los niños menores de seis meses con tos convulsa deben ser inicialmente tratados en el hospital. Además, un poco menos de la mitad de los bebés mayores con la enfermedad reciben tratamiento inicialmente en el hospital. Este cuidado más intensivo puede disminuir las posibilidades de complicaciones. Estas complicaciones pueden incluir neumonía, que ocurre en poco menos de una cuarta parte de los niños menores de un año que tienen tosferina. (Si su hijo es mayor, es más probable que lo traten solo en casa).

Mientras esté en el hospital, es posible que su hijo necesite que le succionen las secreciones respiratorias espesas. Se controlará su respiración y es posible que necesite que se le administre oxígeno. Se aislará a su hijo de otros pacientes para evitar que la infección se transmita a ellos.

Tratamiento para la tosferina

La tos convulsa se trata con un antibiótico que es más eficaz cuando se administra en la primera etapa de la enfermedad, antes de que comiencen los ataques de tos. Aunque los antibióticos pueden detener la propagación de la tosferina, no pueden prevenir ni tratar la tos en sí. Dado que los medicamentos para la tos no alivian los accesos de tos, es probable que su pediatra recomiende otras formas de tratamiento casero para ayudar a controlar la tos.

Deje que su hijo descanse en la cama y use un vaporizador de niebla fría para ayudar a calmar sus pulmones y vías respiratorias irritados. Un vaporizador también ayudará a aflojar las secreciones en el tracto respiratorio.

Pídale a su pediatra instrucciones sobre la mejor posición para su hijo para ayudar a drenar esas secreciones y mejorar la respiración. También pregúntele a su médico si es necesario administrar antibióticos o refuerzos de vacunas a otras personas en su hogar para evitar que desarrollen la enfermedad. Los niños a los que se les ha diagnosticado tosferina deben permanecer en casa sin ir a la guardería hasta que terminen los cinco días de antibióticos.

Cómo proteger a su bebé de la tosferina

La mejor manera de proteger a su hijo contra la tosferina es con la vacuna DTaP (inmunizaciones a los dos meses, a los cuatro meses y a los seis meses de vida, y una vacuna de refuerzo entre los doce y los dieciocho meses y a los cuatro o cinco años o antes de comenzar la escuela). Consulte Calendarios de vacunación recomendados.

Los padres o miembros de la familia que estarán en contacto cercano con niños menores de un año también deben recibir el refuerzo Tdap para disminuir el riesgo de transmitir la infección al niño.

Además, todas las mujeres embarazadas deben recibir la vacuna Tdap durante cada embarazo. Esto permite a las madres transmitir la protección contra la tosferina a sus recién nacidos.

Última actualización
11/19/2021
Fuente
Adapted from Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 7th Edition (Copyright © 2019 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos