Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Consejos de seguridad para el uso de chimeneas

No hay nada mas agradable para crear un ambiente festivo en el invierno que sentarse con la familia frente de la chimenea para apreciar el calor y luz que emite. Por supuesto, jugar con fuego es peligroso para los niños, así que tenga en cuenta estos consejos de la AAP antes de encender la chimenea.

  • En lo posible, mantenga la venta entre abierta mientras arde el fuego.

  • Compruebe que el tiro de la chimenea esté abierto antes de iniciar el fuego. Mantenga el tiro de la chimenea abierto hasta que acabe el fuego para que el humo salga de la casa. El tiro de la chimenea se puede inspeccionar mirando dentro y hacia arriba de la chimenea con una linterna o con un espejo. No cierre el tiro de la chimenea hasta que las brasas dejen de quemar.

  • Use madera seca y vieja. La madera mojada o verde produce más humo y contribuye a la acumulación del hollín en la chimenea. La madera seca hace menos humo y se quema de forma más pareja.

  • Los pedazos más pequeños de madera colocados en una rejilla se queman más rápidamente y producen menos humo.

  • Deseche las cenizas de fuegos anteriores. El nivel de ceniza en la base de la chimenea debe ser de menos de 1 pulgada (2,54 cm) ya que niveles más altos bloquean el suministro de aire que recibe la madera (troncos) y produce más humo.

  • Un técnico profesional debe hacerle mantenimiento a la chimenea todos los años.

  • Aunque la chimenea no le toque aún su limpieza, es importante revisar que no haya nidos de animales u otras obstrucciones que podrían evitar que el humo salga.

  • Reduzca al mínimo la posibilidad de que su niño se queme por tocar la puerta de vidrio que tienen algunas chimeneas, incluso las de gas. Debe instalar rejillas de protección para reducir el riesgo de quemaduras.​

  • Cerciórese de que el área alrededor de la chimenea esté libre de cosas que podrían ser inflamables (Por ejemplo, muebles, cortinas, periódicos, libros, etc.). Si coloca estos objetos cerca de la chimenea, podrían incendiarse.

  • Nunca deje la chimenea encendida sin vigilarla. Cerciórese de que esté totalmente apagada antes de irse a la cama o de salir de la casa. Si usted sale del cuarto mientras que la llama está ardiendo o la chimenea sigue caliente, salga con su niño pequeño.

  • Coloque las herramientas y accesorios de la chimenea fuera del alcance de los niños pequeños. De la misma forma, guarde los encendedores y los fósforos (cerillas).

  • Instale detectores de humo y detectores de monóxido de carbono. Compruebe que las pilas de estos aparatos funcionan por lo menos una vez al año.

  • Mantenga un extinguidor de fuego a la mano.

  • Hable con los niños lo antes posible los peligros del fuego y del calor que generan las chimeneas.

Información adicional:

Última actualización
11/18/2020
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2017)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos