Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cómo se diagnostican las alergias

Se llega a un diagnóstico después de un proceso ordenado que comienza con la obtención de antecedentes médicos exhaustivos. Su pediatra o el alergista le hará muchas preguntas acerca de los síntomas y los antecedentes médicos de su hijo, así como sobre los antecedentes médicos de su familia.

  • ¿Su hijo tiene tos, respira con silbidos o siente que le falta más el aliento cuando corre o juega mucho?
  • ¿Su hijo tose mucho? ¿La tos es peor en la noche? ¿Respira con silbidos? ¿Tiene dificultad para respirar? ¿Siente el pecho cerrado u oprimido a veces?
  • ¿Qué sucede cuando se ríe o se enoja?
  • ¿Su hijo estornuda con frecuencia? ¿Se frota la nariz a menudo?
  • ¿Se suena la nariz o se la limpia mucho? ¿Es la secreción nasal transparente y líquida? (Una secreción transparente es habitual en la rinitis alérgica, también llamada fiebre del heno, la forma más común de alergia). ¿O es más bien espesa y de color verdoso o amarillento? (Un color amarillo o verde sugiere que su hijo puede tener una infección, independiente de los síntomas de la alergia o que se suma posiblemente a ellos).
  • ¿Tiene los ojos llorosos e irritados?
  • ¿Tiene más resfríos de los que suele tener? ¿Duran más de una semana?
  • ¿Alguna vez tuvo un sarpullido o erupción con picazón en la piel?
  • ¿Con qué frecuencia tiene síntomas? ¿Cuánto tiempo duran?
  • ¿Hay eventos o exposiciones específicos que parecieran provocar síntomas, o bien aliviarlos o empeorarlos?
  • ¿Mejoran los síntomas después de que su hijo toma el medicamento? ¿Qué tipo de medicamento ayudó?

Su pediatra le preguntará si los síntomas de su hijo suelen aparecer durante una determinada estación del año, en un determinado lugar o cuando su hijo está cerca de animales, como los gatos. También le preguntará si los síntomas aparecen después de que su hijo come un alimento en particular.

Además, le preguntará si otros familiares sufren de fiebre del heno, asma o eccema porque la alergia y el asma son hereditarias. Sin embargo, incluso si no logra recordar ni a un solo familiar que estornude y respire con silbidos, su médico no descartará la alergia y el asma en su hijo porque, al igual que muchos trastornos, pueden aparecer sin que haya antecedentes familiares previos.

Los padres a veces prueban medicamentos de venta libre antes de consultar con sus pediatras sobre una tos persistente, un sarpullido o síntomas respiratorios. Aunque es recomendable hablar con su pediatra antes de darle medicamentos a su hijo, es conveniente decirle al médico si un medicamento tuvo algún efecto, ya que esto puede dar pistas sobre la posible causa de los síntomas. Por ejemplo, si una secreción nasal y picazón molestaron menos a su hijo y dejó de estornudar por un tiempo después de tomar un antihistamínico, lo más probable es que tenga una alergia y no una infección. Por el contrario, si la tos y la respiración con silbidos no cambiaron después de una dosis de un medicamento de venta libre, su pediatra puede decidir probar o incluso seguir adelante y ofrecer un tratamiento para el asma antes de buscar otras afecciones subyacentes.

Síntomas: dependen de la época de año

Los síntomas de alergia que van y vienen con las estaciones pueden ser provocados por las plantas de temporada, como árboles, césped y malezas. La tos, los estornudos u otros síntomas de la nariz y del pecho que mejoran mucho cuando su hijo está lejos de casa pueden indicar que su hijo es sensible a las sustancias que normalmente se encuentran dentro de la casa, como las mascotas. Por el contrario, los síntomas que siempre desaparecen durante los fines de semana y en las vacaciones escolares sugieren que puede haber un problema con algo en el ámbito escolar.

La tos durante la noche con ronquera y carraspeo frecuente puede ser provocada por el goteo pos nasal de la rinitis alérgica o la sinusitis. Pero la tos, la respiración con silbidos y los síntomas relacionados que empeoran por la noche también pueden indicar la presencia de asma, ya que los síntomas del asma suelen empeorar durante la noche. Su pediatra puede intuir que existe asma inducida por el ejercicio si su hijo tose o respira con silbidos con frecuencia al correr o jugar con energía.

Las alergias tienden a ser hereditarias

Muchos tipos de problemas de alergia, como la fiebre del heno, el asma y el eccema, tienden a ser hereditarios. Si ambos padres tienen alergias, un hijo tiene de un 60 % a un 70 % de probabilidades de ser alérgico.

Sin embargo, las reacciones alérgicas al veneno de insectos, a los medicamentos y al látex son las excepciones a la regla. El hecho de que uno de los padres tenga una de estas alergias no aumenta la probabilidad de que uno de los hijos sea alérgico.


Última actualización
9/21/2016
Fuente
Allergies and Asthma: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest