Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Medidor de flujo respiratorio máximo

Un medidor de flujo respiratorio máximo (o, muy pocas veces, un pequeño espirómetro portátil electrónico) se recomienda algunas veces como parte de un plan de tratamiento. Estos dispositivos portátiles miden la rapidez con la que una persona puede expulsar el aire de los pulmones. El asma provoca que los pacientes no puedan expulsar el aire rápidamente ya que las vías respiratorias están contraídas, de tal modo que una medida baja en este dispositivo sugiere que ocurre algún problema con el asma de su hijo. Estas medidas pueden ayudar a advertirle a un paciente o al padre que es necesario suministrar medicamento adicional para contrarrestar los síntomas más severos del asma. Los resultados también pueden ser útiles para los pacientes que no perciben de manera adecuada el empeoramiento de la obstrucción de las vías respiratorias o quienes tienen dificultad para distinguir los ataques de ansiedad o hiperventilación del asma. Cuando su hijo está teniendo problemas de asma, una lectura del flujo respiratorio máximo coloca una cifra sobre cómo se encuentra, al igual que un termómetro muestra qué tan alta está una temperatura. Su pediatra o especialista de asma le mostrarán cómo registrar las medidas de referencia de su hijo a la vez cuando está bien con su asma. Esto se denomina como su “marca personal”. Cuando el asma de su hijo no está bien o se está en riesgo de una crisis (es decir, durante un “resfriado”), una lectura del flujo respiratorio máximo se puede obtener y el valor se puede comparar con la marca persona del niño. Con un simple rango de zonas de color, verde, amarilla y roja, como semáforos, las recomendaciones específicas se pueden detallar en cuanto a lo que es necesario hacer para evitar un ataque de asma muy fuerte según la zona de color en la que cae el paciente con su medición de flujo respiratorio máximo.

Cómo utilizar un medidor de flujo respiratorio máximo

El plan de tratamiento de asma basado en el flujo respiratorio máximo de su hijo utiliza su mejor lectura de flujo respiratorio máximo personal ya que cada niño es único. Es posible que el flujo respiratorio máximo de su hijo sea mayor o menor que el de otro niño aún cuando la edad, el género y la altura son idénticas.

Para encontrar la marca personal de su hijo, su pediatra le enseñará a utilizar el medidor de flujo respiratorio máximo a la misma hora todos los días de 2 a 3 semanas durante un período en el cual no tenga ningún síntoma y el asma esté bajo control.

Para obtener una medición de flujo respiratorio máximo, pídale a su hijo que:

  1. Se ponga de pie.
  2. Coloque el indicador del dispositivo de flujo respiratorio máximo en 0.
  3. Respire profundo y después coloque la cavidad del dispositivo en su boca.
  4. Cierre sus labios alrededor de la boquilla y mantenga alejada su lengua de la abertura.
  5. Sople una vez los más fuerte y rápido que pueda. Observe la lectura.

Repita los pasos del 2 al 5 dos veces más y escriba la puntuación más alta.

Después de que su hijo haya establecido su marca personal es posible que su médico le pida utilizar el medidor de lecturas cuando empiece a tener síntomas o cuando tenga un “resfriado” (un momento en el que el asma empeora). El médico también le puede pedir que monitoree su flujo respiratorio máximo cuando se hayan realizado los ajustes a su programa de medicamentos, ya sea que esté alto o bajo, para detectar cualquier cambio en el control de asma.

Al empezar aproximadamente a la edad de 4 o 5 años, su hijo puede aprender cómo utilizar un medidor de flujo respiratorio máximo. El siguiente sistema de zona de color se utiliza generalmente con el monitoreo de flujo respiratorio máximo:

  • El verde significa que la puntuación del flujo de aire está del 80% al 100% del mejor flujo respiratorio máximo personal de su hijo (el valor proyectado del flujo respiratorio máximo determinado por el pediatra de su hijo); no es necesario ajustar sus medicamentos y puede continuar con la actividad completa.
  • El amarillo significa precaución, así como lo hace en carreteras con un semáforo; el flujo de aire está entre el 50% y 80% de la marca personal de su hijo y ciertos medicamentos adicionales para el asma se deben empezar o aumentar para evitar los síntomas.
  • El rojo significa peligro; la puntuación de su hijo es menor que el 50% de su flujo respiratorio máximo. Pídale a su hijo que tome sus medicamentos de alivio rápido (generalmente una dosis alta de un broncodilatador para despejar las vías respiratorias y píldoras esteroides o líquido para aliviar la inflamación) si es parte del plan de acción del asma desarrollado entre usted y su pediatra o especialista de asma. Llame o visite a su médico pronto, o busque atención de emergencia, si la lectura del flujo respiratorio máximo permanece debajo del 50% a pesar del tratamiento.

El medidor de flujo respiratorio máximo proporciona una manera de medir objetivamente el asma, pero es importante que el niño y todos los demás en la familia no confíen solo en la cifra del flujo respiratorio máximo de la evaluación de conocimientos sobre cómo evoluciona el asma del niño. Los síntomas son tan importantes, probablemente aún más importantes, que una lectura de flujo respiratorio máximo. No es raro que los síntomas detecten una crisis de asma aún después de que lo haga la medición de flujo respiratorio máximo.

Última actualización
4/20/2016
Fuente
Allergies and Asthma: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest