Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

Trabajo en equipo: la mejor manera de supervisar el desarrollo de su hijo

​Por Jennifer Zubler, MD, FAAP

Durante los primeros años de vida de su hijo, su cerebro crece y se desarrolla a un ritmo asombroso. Como padre, usted se vuelve un experto en el progreso de su hijo a medida que aprende a comprender y relacionarse con el mundo que lo rodea. También se convierte en su primer maestro.

Es mucho trabajo, pero no se preocupe, ¡no está solo!

Identifique a su equipo

A medida que ayuda a su hijo a prosperar, los pediatras, los proveedores de cuidado infantil, los maestros de preescolar y otros profesionales con los que trabaja su familia son excelentes recursos. Es común que los padres tengan preguntas sobre el crecimiento y desarrollo de sus hijos. Estos profesionales de la primera infancia disfrutan respondiendo preguntas y están felices de ofrecer orientación.

Ellos también acudirán a usted, como experto en su hijo, para obtener información. La información que comparte con los profesionales de la primera infancia sobre su hijo les permite brindar sus mejores servicios. Les ayuda a comprender las fortalezas de su hijo, por ejemplo, e identificar áreas en las que pueden ajustar su apoyo para satisfacer las necesidades individuales de su hijo. Juntos, usted y los profesionales de la primera infancia forman un "equipo" para el crecimiento y desarrollo de su hijo.

Comparta temprano, comparta con frecuencia

Cuando hable con su pediatra en los chequeos de niño sano o se reúna con los maestros de su hijo, comparta sus experiencias, pensamientos, éxitos e inquietudes sobre el desarrollo de su hijo. Espere que ellos también compartan sus observaciones con usted. Para brindarle el mejor consejo, los miembros del equipo pueden pedirle que responda preguntas o complete encuestas o herramientas de evaluación del desarrollo sobre su hijo. También pueden pedirle que comparta información de otros profesionales que trabajan con su hijo.

Compartir información entre todos los miembros del equipo puede ayudarle a tomar decisiones informadas sobre cómo apoyar mejor el desarrollo de su hijo. Puede proporcionar información valiosa sobre cómo su hijo juega, aprende, habla, actúa y se mueve en casa. Los maestros pueden compartir cómo le va a su hijo con las rutinas escolares y las interacciones con los compañeros de clase. Los pediatras pueden revisar y explicar los resultados de la evaluación del desarrollo que pueden ayudar a determinar si podría ser útil la implementación de intervenciones tempranas (como la terapia del habla) o evaluaciones adicionales.

Es posible que al principio no se sienta cómodo hablando del desarrollo de su hijo o compartiendo inquietudes, pero tenga en cuenta que otros miembros del equipo están felices de charlar sobre sus preguntas e inquietudes. Saben mucho sobre el desarrollo infantil y los desafíos de desarrollo que los niños pueden experimentar. Quieren apoyar a su hijo y ayudarle a obtener las intervenciones necesarias lo antes posible, cuando puede hacer la mayor diferencia.

Use los recursos disponibles

Utilizar los recursos gratuitos como nuestros artículos Edades y Etapas, o la aplicación "Sigamos el desarrollo" y los indicadores del desarrollo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades pueden ayudarle a que:

  • Celebre y monitoree los hitos del desarrollo de su hijo (cómo juega, aprende, habla, actúa y se mueve)

  • Apoye el desarrollo sano de su hijo a través de actividades diarias como hablar, leer y jugar

  • Responda las preguntas sobre el desarrollo que los médicos, maestros y otras personas puedan hacerle

  • Comparta y hable sobre cualquier inquietud que pueda tener

  • Analice con los profesionales si se necesitan exámenes de desarrollo adicionales, otras evaluaciones o derivaciones para una intervención temprana.


Cree un equipo de apoyo para ayudar a su hijo a prosperar

Por Donna Morgan Johnson

Como madre joven, no tuve el apoyo, la experiencia o la sabiduría en la crianza de los hijos de mi madre. Ella murió cuando yo era adolescente.

No estaba segura de cómo apoyar mejor a mis tres maravillosas hijas en su crecimiento y desarrollo. Es por eso que me di cuenta desde el principio que necesitaba identificar un "equipo" de personas que me ayudara y me guíe. Mi equipo de apoyo incluía al pediatra de mis hijas y, más tarde, a sus maestros. Resultó ser muy útil.

En un momento, una de mis hijas había dejado de hablarme y de responderme cuando la llamaba por su nombre. Cuando compartí mis preocupaciones con amigos bien intencionados, algunos me dijeron que le diera tiempo y trataron de asegurarme que los gemelos tienen su propio idioma. Afortunadamente, había leído mucho sobre el desarrollo infantil. También escuché a la pediatra cuando habló sobre los hitos del desarrollo, señalando cuánto confían los médicos en la opinión de los padres para ayudar a evaluar cómo se está desarrollando un niño.

Así que le pregunté al pediatra si tenía que preocuparme por los cambios que había notado en mi hija. La médica escuchó mis preocupaciones, evaluó a mi hija y estuvo de acuerdo en que había un cambio en su comunicación. Luego la derivó para una evaluación gratuita de problemas de desarrollo que ofrecen todos los estados. Mi hija cumplió con los requisitos de elegibilidad y comenzó a recibir servicios de intervención temprana en el hogar.

La pediatra explicó que los retrasos en el desarrollo son comunes. Los padres no los causan, pero pueden marcar la diferencia al obtener sus servicios de apoyo infantil si notan retrasos.

Cuando mi hija comenzó la escuela, supe que era importante seguir monitoreando su desarrollo. Sus maestros eran parte del "equipo de apoyo". Compartí todas mis inquietudes sobre su desarrollo y dependí de ellos para que compartan su progreso y cualquier inquietud conmigo y con su pediatra. De esta manera, todos podríamos trabajar juntos para apoyar a mi hija.

Me alegró haber hablado con mi pediatra y haber compartido mis preocupaciones desde el principio.

Animo a otros padres a celebrar y monitorear el desarrollo de sus hijos. Y que no duden en compartir cualquier inquietud con el equipo de apoyo de su hijo.

Donna Morgan Johnson, MHS, se desempeña como representante de padres y docentes en el Subcomité de Autismo del Consejo sobre Niños con Discapacidades de la American Academy of Pediatrics. Es coautora del conjunto de herramientas de la AAP, "Caring for Children with Autism Spectrum Disorder: A Practical Resource Toolkit for Clinicians, 3.a edición". El Sr. Johnson es el director de Desarrollo y Asociaciones de Apoyo Familiar en el Departamento de Cuidado y Aprendizaje Temprano de Georgia.

Recuerde

No está solo en el seguimiento y apoyo del desarrollo de su hijo. Forme un equipo con el pediatra, los maestros y otros profesionales de su hijo. Use los recursos gratuitos para ayudar a monitorear el progreso de su hijo. Y no espere para charlar sobre cualquier inquietud que usted o el equipo de su hijo puedan tener.

Más información

Acerca de la Dra. Zubler

Jennifer Zubler, MD, FAAP, , es pediatra certificada por la junta que forma parte del Comité Ejecutivo de la Sección de Pediatría del Desarrollo y el Comportamiento de la American Academy of Pediatrics. Completó una especialización en educación de liderazgo para casos de discapacidades neurológicas del desarrollo en la Georgia State University (GA-LEND), donde sigue desempeñándose como tutora de los estudiantes. Además, la Dra. Zubler trabaja como voluntaria en la coordinación de una clínica pediátrica multidisciplinaria del desarrollo y la conducta en Georgia.

Este artículo cuenta con el respaldo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. (HHS) como parte de una asignación de asistencia financiera por un total de $100,000 con financiación del 100 % de los CDC/HHS. Los contenidos pertenecen a las autoras y no representan necesariamente las opiniones oficiales ni el respaldo de los CDC/HHS, la American Academy of Pediatrics o el gobierno de los EE. UU.


Última actualización
11/14/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2022)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos