Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

El chequeo médico anual de su adolescente

American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda que todos los jóvenes entre once y veintiún años de edad visiten al pediatra una vez al año. La evaluación que se hace incluye un historial de lo que sucede en la vida del adolescente. Cuando sea necesario, habrá un examen físico, evaluación de la vista y oído y pruebas de laboratorio (como análisis de sangre o de orina). El pediatra decide qué se debe hacer en cada visita anual dependiendo de lo que ha estado ocurriendo en la vida de su adolescente y las pruebas que se han hecho en el pasado.

El examen físico

Después de que el pediatra haya revisado el historial médico de su adolescente, comienza el examen físico de detección completa, que muy probablemente incluirá lo siguiente:

  • Medición de altura y peso.
  • Toma del puso y la presión arterial.
  • Hablará sobre temas importantes de salud y seguridad como la sexualidad y la prevención de enfermedades de transmisión sexual, los peligros de experimentar con alcohol y otros medicamentos, hábitos de dieta y ejercicio, seguridad al conducir y otros.
  • Se evalúa la vista y si su pediatra detecta cualquier síntoma de lesión o enfermedad, o sospecha que su adolescente puede necesitar anteojos, lo remitirá a un especialista en el cuidado de la vista.
  • El médico usa sus dedos para palpar el cuello para detectar nódulos linfáticos inflamados o una glándula tiroidea agrandada. También palpa y presiona el abdomen para sentir si hay algún problema con el bazo, el hígado y los riñones.
  • Al colocar un estetoscopio en el pecho y espalda de su hijo, el pediatra evalúa la respiración y escucha si hay algún sonido anormal del corazón.
  • Se revisa la postura corporal. Cualquier anormalidad aparente de la columna vertebral podría garantizar que se le tomen radiografías debido que los adolescentes son candidatos principales para desarrollar una curvatura progresiva de la columna vertebral, como la escoliosis.
  • El pediatra prueba la flexibilidad de las articulaciones y la fuerza del tejido muscular.
  • Tanto a las niñas como a los niños se les tocan o palpan los senos, para detectar cualquier bulto. A esta edad, una masa en el busto de una niña casi siempre es benigna. En cuanto a los niños, al inicio de la pubertad, varios desarrollarán tejido mamario en exceso. Esta condición, ginecomastia, por lo regular es temporal y es más inquietante que grave.
  • El pediatra puede llevar a cabo una inspección de la piel de todo el cuerpo, revisando si hay acné o lunares de aspecto sospechoso.
  • A menudo los pediatras inspeccionan los genitales de último, sabiendo que esta es la parte del examen a la que varios adolescentes, conscientes de sus cuerpos, le temen más. 

Vacunas y pruebas de detección de laboratorio

¿Vacunas? ¿Todavía? Con su última inoculación varios años atrás, su adolescente puede haber asumido que había terminado de recibir inyecciones. Uno de cada cinco adolescentes y adultos jóvenes no recibe una vacunación adecuada contra enfermedades que se pueden prevenir como las paperas y la sarampión. Si no tiene un pediatra, llame a su departamento de salud local. Las clínicas de salud pública pueden proporcionar vacunas a un costo reducido.

Examen ginecológico

Una mujer joven debe practicarse un examen ginecológico completo que incluye un examen pélvico y una prueba de Papanicolaou tan pronto se vuelva sexualmente activa, o ante el primer síntoma de un posible trastorno ginecológico. Es normal que una chica se sienta nerviosa con anticipación. Que un padre se tome el tiempo para describir pacientemente el procedimiento ayudará a calmar su ansiedad. Esto es lo que probablemente pueda esperar.

Entrevista

Primero, un médico o enfermera le harán preguntas a la jovencita sobre su salud reproductiva, como “¿Cuándo empezó su último período? ¿Qué tan regulares son sus períodos? ¿Cuánto duran?” También podría preguntar sobre el historial sexual de la paciente y discutir los métodos de protección contra las enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados. Luego, se acompaña a la paciente a la sala de evaluación, en donde se le pide que se quite la ropa y se ponga una bata.

Examen de senos

Al examinar los senos, el pediatra busca bultos y otras anormalidades, como señales de infección. El pediatra puede usar esta oportunidad para enseñar a la paciente sobre cómo examinar sus propios senos. A menudo se recomienda un autoexamen periódico de los senos para las mujeres jóvenes.

Examen pélvico y prueba de Papanicolaou

Para el examen pélvico, la joven se recuesta en la camilla con sus rodillas separadas y sus pies colocados en un par de estribos de metal. Se coloca una sábana sobre sus piernas y estómago por cuestiones de pudor. Durante el procedimiento, el pediatra describirá y explicará lo que está haciendo, lo cual ayuda mucho a tranquilizar a la paciente.

El examen tiene tres partes. Primero, el pediatra usa una luz para inspeccionar la anatomía de la vagina externa y las áreas alrededor. A continuación, se inserta cuidadosamente en la vagina un instrumento llamado espéculo. Hecho de plástico o metal, este amplía la abertura vaginal lo suficiente para que el médico pueda ver el canal vaginal y el útero. La mayoría de pacientes dice que sienten presión, pero no dolor. Si su hija se siente nerviosa o incómoda, debe respirar varias veces lenta y profundamente para relajar los músculos de la vagina.

Algunas chicas que nunca han tenido relaciones sexuales se preocupan de que el procedimiento vaya a desgarrarles el himen y quitarles su virginidad biológica, o que el médico no podrá colocar el espéculo. No hay por qué preocuparse; la abertura vaginal es lo suficientemente como grande para acomodar el aparato. Asimismo, la adolescente siempre debe sentir que tiene derecho a detener el examen una vez que haya iniciado.

Un examen pélvico incluye una prueba de Papanicolaou, una de las pruebas de detección más eficaces en la historia de la medicina. Primero el médico toma un cepillo con un agarrador largo y con cuidado obtiene una pequeña muestra de células de los recubrimientos interno y externo del útero. Las células se colocan en una lámina y se envían a un laboratorio, que hará una prueba de detección de cáncer y otras enfermedades.

En la tercera parte del examen, el pediatra retira el espéculo e introduce uno o dos dedos en la vagina. Siente el útero y los ovarios, verificando su tamaño y si hay quistes, mientras presiona el abdomen con la otra mano. Normalmente, un examen pélvico para una adolescente no requiere un examen rectal. Con eso, termina el examen y la jovencita se puede vestir. El examen interno es una parte limitada del examen ginecológico. “Para la primera visita de una chica”, dice la Dra. Marianne Felice del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts en Worcester, “pasamos mucho más tiempo con ella, preparándola
para el examen inicial.

Examen de testículos

Como parte del examen físico anual de un joven, se le pedirá que se baje los pantalones y ropa interior de manera que el pediatra pueda examinarle los testículos para detectar cáncer y hernias. En una hernia, parte del intestino se proyecta hacia abajo hasta que eventualmente desciende al escroto. Algunas hernias causan una protuberancia que el médico puede sentir. La condición se corrige con cirugía.

Mientras el médico palpa cada testículo para detectar posibles tumores, también explica a su paciente la importancia de practicar el autoexamen de testículos en casa de forma mensual. El cáncer testicular, a pesar de ser poco común en los adolescentes (aproximadamente treinta casos al año), es la principal afección entre jóvenes entre quince y treinta y nueve años de edad. También es uno de los cánceres más curables de todos.

“Mientras examino a un joven, describo lo que estoy haciendo y qué es lo que busco”, dice el Dr. Mark Scott Smith, jefe de servicios para adolescentes en el hospital Children’s Hospital en Seattle. “Es una buena idea que los jóvenes aprendan a revisarse ellos mismos, de manera que sepan lo que es normal y lo que es anormal”.

Memorando a mamá y papá: menciónele a su hijo antes de tiempo que no es poco común que un adolescente tenga una erección como reflejo mientras se le practica el examen de testículos. Confírmele que es una reacción normal (a pesar de ser inconveniente).

Última actualización
11/21/2015
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos