Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

Apoyo a jóvenes LGBTQ en hogares de acogida

Hay aproximadamente 175.000 jóvenes de entre 10 y 18 en hogares de acogida en los Estados Unidos. De estos jóvenes, se calcula que entre el 5 y el 10 %, y probablemente más, son lesbianas, gay, bisexuales, transgénero o ambiguos (LGBTQ, por sus siglas en inglés)

Como todas las personas jóvenes, los jóvenes LGBTQ en hogares de acogida necesitan el apoyo de una familia cariñosa que los ayude durante la adolescencia y para crecer y convertirse en adultos sanos. No obstante, los jóvenes LGBTQ en cuidados temporales enfrentan desafíos adicionales. Pese a estos desafíos, los jóvenes LGBTQ, al igual que todos los jóvenes dentro del sistema de bienestar de menores, pueden sanar y prosperar cuando sus familias se comprometen a aceptarlos, quererlos y apoyarlos en el proceso de convertirse en adultos con todo su potencial.

Cómo solucionar errores comunes

Hay muchísima información errónea sobre la orientación sexual y la identidad de género. Estas son algunas cosas importantes que debe saber sobre un joven LGBTQ en su hogar:

  • Los jóvenes LGBTQ se parecen mucho a otros jóvenes. De hecho, las similitudes que comparten los jóvenes LGBTQ en hogares de acogida con otros jóvenes también en cuidados temporales son muchísimas más que sus diferencias. La mayoría de los jóvenes en hogares de acogida, si no todos, han sufrido traumas y pérdida y necesitan aceptación y comprensión. Asegúrese de que su hogar acepte con los brazos abiertos todas las diferencias, incluyendo raza, etnia, discapacidad, religión, género y orientación sexual; eso ayudará a garantizar que todos los jóvenes de su hogar se sientan seguros y que los jóvenes que están bajo su cuidado se conviertan en adultos que acepten la diversidad en todas sus formas.

  • No se trata de "solamente una fase". Las personas LGBTQ salen del clóset (reconocen su orientación sexual o identidad de género ante sí mismos y ante los demás) cada vez a edades más jóvenes. Hay estudios del Proyecto de Aceptación Familiar (Family Acceptance Project) que revelan que la mayoría de las personas admiten sentirse atraídas por otra persona alrededor de los 10 años y se identifican como lesbianas, gais o bisexuales (en promedio) a los 13 años. La identidad de género puede comenzar a formarse tan pronto como entre los 2 y los 4 años de edad. Alguien que ha llegado al momento de decirle a un padre o a una madre de un hogar de acogida que es LGBTQ, probablemente ha pensado mucho en su propia identidad y en la decisión de darla a conocer.

  • Nadie es la causa de la identidad LGBTQ de su joven. La orientación sexual y la identidad de género son el resultado de una compleja combinación de factores genéticos, biológicos y ambientales. La identidad LGBTQ de su joven no es resultado de nada que usted (o un padre o una madre biológicos u otra persona) haya hecho. Las personas LGBTQ provienen de familias de todo tipo de antecedentes religiosos, políticos, étnicos y económicos. Experimentar traumas en la infancia, leer, escuchar o hacerse amigo de otras personas LGBTQ no "hacen" que una persona se vuelva LGBTQ.

  • Los jóvenes LGBTQ no tienen más probabilidades que otros jóvenes de tener enfermedades mentales o de ser peligrosos. Estos mitos y estereotipos lamentables no tienen base verídica. Las personas gay o transgénero no tienen más probabilidades que las heterosexuales o las que se ajustan a su género de abusar sexualmente o ser una amenaza para los niños. Y, si bien es cierto que las personas LGBTQ tienen mayores índices de ansiedaddepresión y conductas relacionadas (incluyendo abuso de alcohol y drogas) que la población general, los estudios demuestran que esto es resultado del estrés que genera ser LGBTQ en un entorno a menudo hostil, más que un factor mismo de la identidad LGBTQ de la persona. Las organizaciones profesionales que trabajan para la salud mental están de acuerdo en que la homosexualidad no es un trastorno mental y que es una parte natural de la condición humana.

  • La identidad LGBTQ del joven no se puede cambiar. Los expertos médicos y psicológicos están de acuerdo en que intentar cambiar la orientación sexual o la identidad de género de una persona no funciona y a menudo causa daño.

  • Muchos grupos religiosos aceptan e incluyen a las personas LGBTQ. Algunas personas temen que deban elegir entre su fe y el apoyo de la identidad LGBTQ de su joven: esto no siempre es así. Muchas comunidades religiosas reciben con los brazos abiertos a jóvenes y adultos LGBTQ y a sus familias. Tal vez sea importante saber qué opciones tiene si su familia no se siente bienvenida o cómoda en el lugar donde suelen ir a los servicios religiosos.

Cómo crear un hogar de acogida favorable para los jóvenes LGBTQ

Todos los jóvenes en hogares de acogida necesitan hogares cariñosos que les ofrezcan un lugar seguro donde lidiar con sus sentimientos de duelo y pérdida, libertad para expresar quiénes son y estructura para respaldarlos en su proceso de volverse adultos responsables y sanos. Crear un hogar de cuidados temporales acogedor para jóvenes LGBTQ no es tan distinto de crear un hogar seguro y con apoyo para cualquier otro joven.

De hecho, los jóvenes en hogares de acogida podrían tener dificultades para confiar en los adultos (muchos de ellos con buen motivo), por lo que tal vez no conozca la identidad de género o la orientación sexual de un joven hasta que haya pasado algo de tiempo en su hogar y se haya ganado su confianza. Evite hacer suposiciones sobre la identidad de género o la orientación sexual. Cualquier paso que tome para que su hogar sea acogedor para los jóvenes LGBTQ beneficiará a todos los niños y jóvenes que estén a su cuidado, dando a los jóvenes LGBTQ la libertad de expresarse a sí mismos y ayudando a los jóvenes heterosexuales y a los que se ajustan a su género a aprender a respetar y aceptar la diversidad.

Las conductas que rechazan abiertamente la identidad de un joven LGBTQ deben evitarse y no deben tolerarse. Esto incluye ofensas o bromas sobre el género o la sexualidad y obligar a los jóvenes a asistir a actividades (inclusive actividades religiosas) que sean abiertamente hostiles o intolerantes con las personas LGBTQ. Los intentos de buena voluntad por proteger a los jóvenes de posibles acosos, como "orientarlos" hacia pasatiempos más típicos para su sexo (fútbol americano para los varones, por ejemplo) o aislarlos para mantenerlos seguros también son cosas que los jóvenes LGBTQ sienten como un rechazo y pueden tener consecuencias devastadoras para su autoestima y bienestar.

Tenga en cuenta las siguientes sugerencias para hacer que su hogar sea acogedor, ya sea que haya o no bajo su cuidado un joven que se identifica abiertamente como LGBTQ:

  • Deje en claro que no se tolerarán en su casa comentarios o chistes sobre el género, la identidad de género o la orientación sexual. Exprese su desaprobación ante estos tipos de bromas o burlas cuando los vea en la comunidad o en los medios de comunicación.

  • Exhiba carteles que digan "zona libre de odio" u otros carteles que indiquen que ese es un lugar donde se acepta a las personas LGBTQ (triángulo rosa, bandera arco iris).

  • Use un lenguaje de género neutro al hacer preguntas sobre sus relaciones. Por ejemplo, en vez de preguntar: "¿Tienes novia?", pregunte: "¿Hay alguien especial en tu vida?".

  • Celebre la diversidad en todas sus formas. Ofrezca acceso a una diversidad de libros, películas y materiales, incluidos aquellos que representen de manera positiva las relaciones entre personas del mismo sexo. Señale a las celebridades LGBTQ, las personas que son modelos por seguir y luchan por la comunidad LGBTQ y aquellas que demuestran valentía en medio del estigma social.

  • Haga saber a los jóvenes bajo su cuidado que está dispuesto a escuchar y hablar de cualquier cosa.

  • Apoye la expresión personal de su joven en la elección de ropa, joyas, peinados, amigos y la decoración de las habitaciones.

  • Insista en que los demás miembros de su familia incluyan y respeten a todos los jóvenes de su hogar.

  • Permita a los jóvenes participar en actividades que les interesen, independientemente de que sean o no estereotípicamente masculinas o femeninas.

  • Edúquese sobre la historia, los temas y los recursos LGBTQ.

Si un joven bajo su cuidado revela su identidad LGBTQ, puede mostrarle su apoyo de las siguientes maneras:

  • Cuando su joven le revele su identidad LGBTQ, bríndele su apoyo firme.

  • Entienda que la manera en que las personas identifican su orientación sexual o su identidad de género puede cambiar con el tiempo.

  • Use el nombre y el pronombre (él/ella) que el o la joven prefieran. (Si no estuviera claro, pregúntele cómo prefiere que se dirijan a su persona).

  • Respete la privacidad de su joven. Permítale decidir cuándo y a quién revelar su identidad.

  • Evite la doble moral: Permita que su joven LGBTQ hable sobre los sentimientos de atracción y que se involucre en relaciones románticas adecuadas para su edad tal como lo haría con un joven heterosexual.

  • Reciba con gusto a los amigos LGBTQ o a la pareja de su joven en las reuniones familiares.

  • Ponga a su joven en contacto con organizaciones, recursos y eventos para la comunidad LGBTQ. Tenga en cuenta la posibilidad de buscar un modelo LGBTQ adulto, si fuera posible.

  • Haga una averiguación (investigación) sobre los recursos y apoyo si siente la necesidad de profundizar su conocimiento sobre las experiencias de los jóvenes LGBTQ.

  • Defienda a su joven cuando sea maltratado.

Los jóvenes LGBTQ en hogares de acogida necesitan hogares permanentes; no necesitan seguir cambiando de sitio para vivir. Si le están pidiendo que considere la posibilidad de ofrecer cuidados temporales a un joven LGBTQ y siente que, por algún motivo, no puede brindarle un ambiente seguro y de apoyo, sea honesto con su trabajador social de menores por el bien del joven y de su familia. Si puede ofrecer un hogar que brinde apoyo y comprensión, recuerde que puede hablar con su trabajador social de menores sobre cualquier pregunta que pudiera tener o cualquier ayuda que pudiera necesitar.

 

Última actualización
8/13/2018
Fuente
Child Welfare Information Gateway. (2013). Supporting your LGBTQ youth: A guide for foster parents. Washington, DC: U.S. Department of Health and Human Services, Children's Bureau.
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos