Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cómo cuidar a un niño con una infección viral

La mayoría de las infecciones son causadas por virus o bacteria. Mientras que usted puede evitar la propagación de los gérmenes, no siempre puede evitar que su niño se enferme. Es importante que los padres sepan cómo mantener a sus niños sanos y qué hacer cuando se enferman.

Cómo ayudar a que su niño se sienta mejor

El médico de su niño le puede recomendar tomar las siguientes medidas para aliviar a un niño enfermo:

Para aliviar la congestión nasal

  • Use gotas de agua salina (agua salada) para diluir la secreción nasal. Pregúntele al médico del niño cuáles gotas puede usar. Ponga unas cuantas gotas salinas en cada fosa nasal y a continuación utilice suavemente una pera de succión. Esta es la mejor solución para los bebés menores de 3 meses.
  • Durante la enfermedad, utilice un humidificador de vapor frío o un vaporizador en la habitación del niño. Esto ayuda a humedecer el aire y puede ayudar a abrir los conductos nasales de su niño. Cerciórese de limpiar el humidificador o vaporizador con frecuencia, siguiendo las recomendaciones del fabricante.

Para aliviar la congestión del pecho

  • La fisioterapia respiratoria puede diluir/ablandar la mucosidad y ayudar a que el bebé o el niño pequeño se deshaga de ella cuando tose. Coloque a su niño sobre sus piernas boca abajo y con su mano encocada dele palmaditas suaves en su espalda. O siente al niño en su regazo, incline su cuerpo unos 30 grados, encoque su mano y dele suaves palmaditas suaves en su espalda.
  • Durante la enfermedad, utilice un humidificador de vapor frío o un vaporizador en la habitación del niño. Esto ayuda a humedecer el aire y puede ayudar a descongestionar al niño. Cerciórese de limpiar el humidificador o vaporizador con frecuencia, siguiendo las recomendaciones del fabricante.

Para aliviar la tos

  • Dele media cucharadita de miel a los niños entre 2 y 5 años, 1 cucharadita a los niños entre 6 y 11 años y 2 cucharaditas a los niños de 12 años en adelante. Si le da miel a la hora de acostarlo, cerciórese de cepillarle lo dientes al niño después. Recuerde, no es seguro darle miel a los bebés menores de 1 año de edad. 
  • Para un niño mayor de 4 años, los caramelos duros o pastillas para la tos pueden aliviar el dolor de garganta. Recuerde que no debe darle caramelos duros o pastillas para la tos a los niños menores de 4 año debido a que podrían sufrir de asfixia por atragantamiento.  Recuerde también de no darle más caramelos duros para la tos que los indicados en el empaque.

Para aliviar la fiebre

  • Dele acetaminofén a un bebé de 6 meses o menor. Consulte con su médico si el bebé es menor de 3 meses. Dele acetaminofén o ibiprofeno a un niño mayor de 6 meses de edad. Pídale a el médico del niño que le confirme la dosis exacta para la edad y el tamaño de su niño. No le dé aspirina a su niño debido a que ha sido asociada al síndrome de Reye, una enfermedad rara, pero muy grave que afecta el hígado y el cerebro.

Sobre otros medicamentos

Medicamentos para el resfriado y la tos

  • La American Academy of Pediatrics recomienda encarecidamente que no se le den medicamentos para la tos y el resfriado de venta libre a los bebés y a los niños menores de 2 años debido al riesgo que efectos secundarios que ponen su vida en peligro. Además, varios estudios de investigación revelan que los productos para la tos no funcionan en los niños menores de 6 años y pueden tener posibles efectos secundarios graves para la salud.

Antibióticos

  • El médico de su niño podría recetarle un antibiótico para tratar un infección bacteriana. Para las infecciones virales, el cuerpo debe combatir el virus por sí solo debido a que los antibióticos no funcionan. Sin embargo, en algunos casos, su médico podría recetarle un medicamento antiviral para la influenza/gripe.
Última actualización
2/27/2016
Fuente
Common Childhood Infections (Copyright © 2005 American Academy of Pediatrics, updated 10/2012)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest