Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad & Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

La vacuna DTaP: Lo que necesita saber

¿Por qué es necesario vacunarse?

La difteria, el tétano y la tos ferina son enfermedades graves causadas por bacteria. La difteria y la tos ferina se contagian de persona a persona. El tétano puede entrar en el cuerpo a través de cortadas, raspaduras o heridas.

  • Difteria  puede producir una membrana gruesa en la parte posterior de la garganta que puede ocasionar problemas para respirar, parálisis, insuficiencia cardíaca e incluso la muerte.
  • Tétano (trismo) causa una tensión dolorosa de los músculos, por lo general en todo el cuerpo. Puede producir el "bloqueo" de la mandíbula por lo que la persona no puede abrir la boca ni tragar. El tétano produce la muerte en 1 de cada 10 personas infectadas después de recibir la mejor atención médica.
  • Tos ferina (tos convulsiva) causa accesos de tos tan graves que pueden causar dificultad para respirar, vómito y disturbios del sueño.  También puede producir reducción de peso, incontinencia y fracturas en las costillas. Hasta 2 de cada 100 adolescentes y 5 de cada 100 adultos con tos ferina son hospitalizados o sufren complicaciones que pueden causar neumonía y la muerte.

​La vacuna (DTaP) contra la difteria, el tétano y la tos ferina pueden ayudar a prevenir estas enfermedades. La mayoría de los niños que recibe la vacuna DTap tendrá protección durante la infancia. Muchos más contraerán estas enfermedades si dejan de vacunarse.

La vacuna DTap es una versión más segura de la vacuna anterior llamada DTP. La vacuna DTP ya no se usa en los Estados Unidos.

¿Quién debe recibir la vacuna DTaP y cuándo?

Los niños deben recibir 5 dosis de la vacuna DTaP, una dosis a cada una de las siguientes edades:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • 15-18 meses
  • 4-6 años

La vacuna DTaP puede ser aplicada al mismo tiempo que otras vacunas.

Algunos niños no deben aplicarse la vacuna DTaP o deben esperar

  • Los niños con enfermedades leves tales como un resfriado se les puede vacunar. Pero los niños que están moderadamente o gravemente enfermos por lo general deben esperar hasta que se recuperen antes de recibir la vacuna DTaP.
  • Todo niño que haya sufrido una reacción alérgica que ponga en peligro la vida después de una dosis de DTaP no se le debe aplicar otra dosis.
  • Todo niño que ha sufrido una enfermedad del cerebro o del sistema nervioso en un periodo de 7 días de recibir una dosis de la vacuna DTaP no se le debe aplicar otra dosis.

Hable con su médico si su niño:

  • Ha tenido una convulsión o se ha desmayado o colapsado después de una dosis de DTaP,
  • Lloró sin parar por 3 horas o más después de recibir una dosis de DTaP,
  • Tuvo una fiebre de más de 105°F (40,5°C) después de una dosis de DTap.

Pida más información a su médico. Algunos niños no deben recibir otra dosis de la vacuna contra la tos ferina, pero pueden vacunarse con una vacuna que no contiene la tos ferina (pertusis), llamada DT.

Niños mayores y los adultos:

​La vacuna DTap no está autorizada para los adolescentes, adultos, o los niños mayores de 7 años de edad. Pero la gente mayor aún necesita protección. La vacuna llamada Tdap que es similar a la DTaP. Una sola dosis de la vacuna Tdap se les recomienda a las personas desde los 11 años de edad hasta los 64 años. Otra vacuna, llamada Td, protege contra el tétano y la difteria, pero no contra la pertusis o tos ferina. Se recomienda cada 10 años. Existen información separada para cada una de estas vacunas.

¿Cuáles son los riesgos de la vacuna DTaP?

​Existen más riesgos al contraer la difteria, el tétano o la tos ferina que de la vacuna DTaP. Sin embargo, una vacuna, como cualquier otro medicamento, puede causar graves problemas, tales como una reacción alérgica severa. El riesgo de que la vacuna DTaP cause serios problemas o daño o incluso la muerte es sumamente pequeño.

Problemas leves (común):

  • Fiebre (cerca de 1 de cada 4 niños)
  • Enrojecimiento o hinchazón en el lugar donde se aplicó la vacuna (cerca de 1 de cada 4 niños.
  • Molestia, dolor o sensibilidad donde se aplicó la vacuna (cerca de 1 de cada 4 niños)

​Estos problemas ocurren con más frecuencia después de la cuarta o quinta dosis de la serie de la vacuna DTaP que después de las primeras dosis. Algunas veces después de la cuarta o quinta dosis de la vacuna DTaP se puede hinchar todo el brazo o la pierna donde se aplicó la vacuna y puede durar de 1 a 7 días (cerca de 1 de cada 30 niños).

Otros problemas leves incluyen:

  • Molesto/quisquilloso (cerca de 1 de cada 3 niños)
  • Cansancio o poco apetito (cerca de 1 de cada 10 niños)
  • Vómito (cerca de 1 de cada 50 niños)

Estos problemas ocurren por lo general de 1 a 3 días después de la vacuna.

Problemas moderados (no comunes):

  • Convulsión (sacudida o mirada perdida) (cerca de 1 de cada 14.000 niños)
  • Llano inconsolable por 3 horas o más (cerca de 1 de cada 1.000 niños)
  • Fiebre alta, de más de105°F (40,5°C) (cerca de 1 de cada 16.000 niños)

Problemas graves o severos (muy raro):

  • Grave reacción alérgica (menos de 1 de cada millón de dosis)
  • Varios otros problemas se han reportado después de la vacuna DTaP.  Estos incluyen:
  • Convulsiones a largo plazo, coma, o reducción de conciencia
  • Daño permanente al cerebro

Estas son tan escasas que es difícil determinar si son causadas por la vacuna.

Controlar la fiebre es de particular importancia para los niños que han sufrido convulsiones, por cualquier razón. También es importante si otro miembro de la familia ha sufrido de convulsiones. Usted puede reducir la fiebre y el dolor dándole a su niño un analgésico sin aspirina cuando le apliquen la vacuna y durante las siguientes 24 horas, siguiendo las instrucciones de la etiqueta.

¿Qué hacer si ocurre una reacción grave?​

¿A qué debo prestar atención? 

Debe prestar atención a cualquier aspecto que le preocupe, como signos de una reacción alérgica severa, una fiebre muy alta, o cambios de comportamiento.

Los síntomas de una reacción alérgica severa pueden incluir urticaria, hinchazón de la cara y garganta, dificultad para respirar, pulso acelerado, mareos y debilidad. Estos podrían comenzar entre algunos minutos hasta varias horas después de la vacunación.​

¿Qué debo hacer?

Si cree que es una reacción alérgica severa u otra emergencia que no puede esperar, llame al 9-1-1 o lleve a la persona al hospital más cercano. De lo contrario, llame a su médico.

Luego, la reacción debe ser reportada al Sistema de reporte de eventos adversos derivados de las vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS). Su médico puede presentar este reporte, o puede hacerlo usted mismo a través del sitio web del VAERS en www.vaers.hhs.gov, o llamando al 1-800-822-7967.
El VAERS se utiliza únicamente para reportar reacciones. No se proporciona asesoramiento médico.  

Programa Nacional de Indemnización por Lesiones Provocadas por Vacunas

El Programa Nacional de Indemnización por Lesiones Provocadas por Vacunas (Vaccine Injury Compensation Program, VICP) es un programa federal que se creó para compensar a las personas que pueden haber tenido lesiones a causa de determinadas vacunas.

Las personas que consideren que pueden haber sufrido lesiones ocasionadas por una vacuna pueden informarse sobre el programa y sobre cómo presentar un reclamo llamando al 1-800-338-2382 o visitando el sitio web del VICP en:www.hrsa.gov/vaccinecompensation (en inglés).

¿Dónde puedo obtener más información?

  • ​Pregúntele a su médico si le puede facilitar el prospecto o sugerir otras fuentes de información.
  • Llame al departamento de salud local o estatal.
  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC):
Última actualización
5/20/2015
Fuente
U.S. Department of Health & Human Services Centers for Disease Control and Prevention: Vaccine Information Statement
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest