Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Tiempo activo en familia

Para muchas familias, las tardes de domingo son un momento para estar juntos en el cine o en el centro comercial. Aunque esas salidas pueden ser muy agradables, empiece a considerar pasar algo de ese tiempo en familia haciendo alguna actividad física que todos disfruten.

Algunos niños con sobrepeso son muy renuentes a hacer actividades físicas, tanto, que es necesario dar el primer paso en esa dirección con su familia.  Los niños se pueden sentirse mucho más a gusto al ser activos con sus padres y hermanos que con compañeros, por lo menos para empezar. Así que ¿por qué no juegan a atrapar la pelota en el jardín trasero o desempolvan las raquetas de tenis que están en el armario y pasan algún tiempo golpeando una pelota de tenis en las canchas del vecindario?

En lugar de ir al cine, vayan de caminata en familia por las colinas cerca de su casa. Cuando toda la familia participa, es más probable que su niño con sobrepeso se les una. Una vez empiece a perder peso y se acostumbre a mover su cuerpo, el niño puede estar más dispuesto a salir y unirse a un programa de natación en el YMCA o a recibir clases de karate en el estudio de artes marciales de su localidad.

Tómese​ el tiempo para planear otras actividades que toda su familia pueda realizar. Recuerde, la actividad debe ser divertida. Si necesita algunas sugerencias, considere las siguientes:

  • Vayan al parque y lance la pelota de fútbol de un lado a otro.
  • Jueguen al pilla pilla (la lleva) en el patio de enfrente.
  • Vayan a la piscina de su comunidad y naden en familia.
  • Compren una cometa, ármenla en familia y háganla volar en el parque. Mientras sostiene la cuerda de la cometa, deje que su hijo corra con la cometa hasta que el viento la atrape y la cometa vuele hacia arriba.
  • Salgan a montar en bicicleta en familia.
  • Monten a caballo.
  • Laven el carro como una actividad familiar.
  • Vayan al centro comercial, no solo de compras, y ciertamente no a pasar tiempo en los restaurantes, sino a caminar de un extremo al otro del centro comercial.
  • Durante los días festivos, lleve a la familia a caminar por la noche y disfruten de la iluminación de las casas del vecindario.

Cuando usted participa, su hijo verá que usted considera que la actividad física es importante y usted será su más importante modelo a seguir.

Hable con su pediatra

Antes de que su hijo pase de una vida sedentaria a una forma de vida activa y específicamente si tiene algún problema de salud, hable con su pediatra. Su pediatra podrá decirle cómo puede asegurarse de que el ejercicio sea una experiencia segura y agradable para su hijo. Sobre todo, pregunte al pediatra si su hijo tiene alguna limitación física que deba tener en cuenta. Por ejemplo, muchos padres piensan que los jóvenes que tienen asma no pueden jugar afuera en un día frío, o se arriesgarán a tener episodios asmáticos. Su pediatra puede ayudarle a usted y a su hijo a planificar una actividad segura al aire libre al incluir esta opción en el plan para el control del asma de su hijo.

Última actualización
8/20/2015
Fuente
A Parent's Guide to Childhood Obesity: A Road Map to Health (Copyright ? 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest